Perú: Castillo sigue arriba en cerrado balotaje presidencial

Dos días después del balotaje presidencial en Perú, el izquierdista Pedro Castillo superaba el martes a la derechista Keiko Fujimori por una mínima diferencia en una elección que mantiene en vilo...

Dos días después del balotaje presidencial en Perú, el izquierdista Pedro Castillo superaba el martes a la derechista Keiko Fujimori por una mínima diferencia en una elección que mantiene en vilo al país en medio de críticas a Fujimori por sugerir fraude sin presentar pruebas concretas.

Según los conteos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), con el 96% de las boletas contabilizadas Castillo sumaba 50,3% y Fujimori 49,6%, una diferencia de más de 113.000 votos.

Las autoridades esperaban una pequeña fracción de votos rurales y del exterior. Simpatizantes de ambos candidatos se manifestaron de forma pacífica cerca de la oficina central de la ONPE.

Fujimori no fue vista el martes ante los medios y un día antes insinuó que encontró "indicios de fraude", pero sin presentar pruebas. Las misiones electorales no han denunciado ningún tipo de irregularidades al momento.

La noche del martes, Castillo dijo, desde un balcón en el centro de Lima y ante cientos de seguidores, que en caso su partido llegue al gobierno, serán respetuosos de la democracia, de la Constitución actual y haremos un gobierno con estabilidad financiera y económica.

Añadió que están recibiendo ciertas zancadillas como la subida del dólar, que para mañana va a subir algunos puntos más, el costo del pan, el costo del pollo, el costo de la canasta familiar. Comentó que existe cierta incertidumbre en el entorno de los negocios y por eso dijo que durante la tarde se reunió con empresarios nacionales, quienes están mostrando el respaldo al pueblo.

El lunes, la bolsa de valores de Lima bajó más de siete puntos y cerró por 20 minutos, mientras que el tipo de cambio del dólar alcanzó un máximo histórico de 3,95 nuevos soles por dólar en el mercado interbancario.

Castillo, un profesor de primaria de una escuela rural, indicó que durante la jornada conversó con algunas personalidades de diferentes países, embajadas y gobiernos de América Latina. No especificó con quienes conversó.

Más temprano, el expresidente boliviano Evo Morales, que apoya a Castillo, criticó a Fujimori. Morales publicó en su cuenta de Twitter que Trump en EEUU, (Carlos) Mesa en Bolivia y (Keiko) Fujimori en Perú repiten la misma mentira y desconocen el voto del pueblo. Que se respete el resultado.

Morales añadió que esa actitud es el mismo discurso de la derecha racista, fascista y golpista: denuncia ˜fraude™ sin pruebas y atenta contra la democracia que dice defender.

Rubén Ramírez, excanciller de Paraguay y jefe de la misión electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Perú, felicitó al país por la organización de los comicios en medio de la pandemia y la polarización política y pidió que las eventuales inconformidades se diriman por las vías legales a su alcance.

El mapa de los votos en Perú mostraba un país dividido. Castillo dominó de forma abrumadora en las empobrecidas zonas rurales de los Andes y gran parte de la Amazonía. Por su parte, Fujimori fue la candidata de la élite empresarial, la capital y otras ciudades de la costa del Pacífico.

En el distrito más pobre del país, Uchuraccay, Castillo sumó 87% de los votos, mientras que en el más rico, San Isidro, Fujimori obtuvo 88%.

Las ciudades golpeadas por el terrorismo de Sendero Luminoso en la guerra interna de 1980 a 2000, que dejó 70.000 muertos, votaron por Castillo. Fue un resultado adverso para Fujimori quien durante la campaña acusó al profesor de tener nexos con el grupo criminal sin presentar pruebas.

Las zonas donde las mineras de capitales internacionales buscan expandir proyectos extractivos también votaron casi en su totalidad por el izquierdista.

Tras concluir los comicios el domingo la televisora América reveló un conteo rápido de la firma Ipsos Perú que arrojó un empate técnico entre Castillo (50,2%) y Fujimori (49,8%) con un margen de error de un punto porcentual.

El ganador de los comicios recibirá el poder del presidente interino Francisco Sagasti y gobernará por cinco años a partir del 28 de julio.