Bosch abre fábrica de semiconductores en oriente de Alemania

La empresa tecnológica alemana Bosch abrió el lunes una fábrica de microprocesadores con un costo de 1.000 millones de euros (1.200 millones de dólares) en la ciudad de Dresde, en el oriente de Al...

La empresa tecnológica alemana Bosch abrió el lunes una fábrica de microprocesadores con un costo de 1.000 millones de euros (1.200 millones de dólares) en la ciudad de Dresde, en el oriente de Alemania, para alcanzar la creciente demanda de semiconductores.

Una escasez a nivel mundial de semiconductores ha obligado a las grandes empresas automotrices como Volkswagen y BMW a reducir la producción de vehículos en meses recientes.

Los cuellos de botella del mercado de semiconductores han complicado aún más la recuperación económica tras la crisis de coronavirus, dijo la canciller alemana Angela Merkel en la ceremonia de apertura.

A través de una transmisión por video desde Berlín, insinuó que los microprocesadores han reemplazado al petróleo como la vida de las economías.

Bosh, un importante proveedor para la industria automotriz, dijo que la fábrica representa la inversión única más grande en sus 130 años de historia. Empleará a 700 personas para producir obleas de silicio que contienen decenas de miles de chips personalizados que controlarán bolsas de aire, sistemas de control de estacionamiento y frenado.