Brasil: Se desata ola de vandalismo tras asesinato de narco

La ciudad más grande de la Amazonía brasileña suspendió el lunes las clases y el transporte público en medio de una ola de vandalismo y destrucción tras el asesinato de un presunto narcotrafican...

La ciudad más grande de la Amazonía brasileña suspendió el lunes las clases y el transporte público en medio de una ola de vandalismo y destrucción tras el asesinato de un presunto narcotraficante a manos de la policía.

Decenas de autobuses, edificios públicos, bancos y vehículos particulares en Manaos fueron atacados por una organización de tráfico de drogas en represalia por el asesinato durante un tiroteo con la policía, según el gobierno del estado de Amazonas. Veintiún vehículos fueron quemados y el gobernador Wilson Lima solicitó el domingo el despliegue de la guardia nacional.

El secretario de seguridad del estado de Amazonas, Louismar Bonates, dijo el lunes que los ataques fueron ordenados desde la cárcel en respuesta a la muerte de Erick Batista Costa, alias Dadinho. El traficante fue asesinado por la policía durante un enfrentamiento la noche del sábado en un operativo en el barrio Redení§í£o, al oeste de Manaos, según las autoridades locales.

A plena luz del día del domingo, los asaltantes arrojaron bombas de gasolina en estaciones de autobuses y bancos, y también quemaron neumáticos, según imágenes mostradas en televisión. Por temor a los ataques, los comerciantes cerraron sus tiendas. No hubo informes de heridos.

Hasta el momento, han sido arrestadas 29 personas sospechosas de llevar a cabo los ataques, según la secretaría de seguridad del estado de Amazonas. De ellos, 27 estuvieron directamente involucrados y los otros dos participaron en la planificación de los ataques, dijo la secretaría.

Hemos reforzado enormemente las patrullas, informó Bonates, y agregó que la policía ha establecido puntos de control en la capital y el estado. La gente puede salir de sus casas y moverse libremente. La policía está en las calles para garantizar la seguridad.

Los ataques se centraron en Manaos, pero también estallaron en los municipios de Parintins y Careiro Castanho.