Nueva Zelanda permite a los "pastafari" oficiar bodas

Afirman que el mundo fue creado por un monstruo hecho de espaguetis y que el calentamiento global lo provoca la desaparición de los piratas en alta mar. Se describen como pastafaris, pero las...

Afirman que el mundo fue creado por un monstruo hecho de espaguetis y que el calentamiento global lo provoca la desaparición de los piratas en alta mar. Se describen como pastafaris, pero las autoridades de Oceanía se preguntan desconcertadas hasta qué punto deben tomarse en serio a la iglesia del Monstruo Espagueti Volador.

Nueva Zelanda reconoció este mes la capacidad del grupo para oficiar bodas. Sin embargo, las autoridades australianas han rechazado por ahora sus esfuerzos por registrarse como organización religiosa sin ánimo de lucro.

Sus defensores afirman que en el cielo hay un volcán de cerveza y llevan coladores boca abajo sobre la cabeza con motivos religiosos. Su único dogma es que no hay dogma.

Pero más allá de las bromas, los pastafaris proclaman un mensaje sobre la separación de la Iglesia y el Estado. El grupo se formó en 2005 como protesta por los esfuerzos de las escuelas públicas de Kansas de enseñar no sólo la teoría de la evolución, sino también el "diseño inteligente", la idea de que el universo debe tener un creador.

"No somos una parodia. Nuestra religión es desenfadada y divertida y utiliza la sátira para enseñar a la gente sobre nuestras creencias", comentó Tanya Watkins, capitán de la rama australiana, en un correo electrónico. "Creemos que la religión no tiene por qué consistir en culpa y pecado y temor, sino que en cambio puede consistir en divertirse, disfrutar de la vida y ser agradable con los demás".

Jeff Montgomery, registrador general de nacimientos, muertes y matrimonios en Nueva Zelanda, aludió a la filosofía del grupo en cuestiones como derechos humanos y diversidad espiritual al autorizarles a oficiar bodas.

"Aunque algunos afirman que esta es una 'organización parodia', los miembros lo han refutado en varias ocasiones", señaló en el texto que acompañó a su decisión. "La mayoría de las organizaciones aprobadas se basan en la fe y giran en torno a opiniones religiosas conocidas, pero varias tienen lo que podría considerarse una 'filosofía alternativa'. Entre ellas están el yoga, la cienciología, el paganismo, los druidas, los humanistas y los seguidores del reiki y la sanación espiritual".

Australia ve la situación de otra manera. En una decisión publicada en agosto, el comisionado de Australia del Sur para asuntos del consumidor, Dini Soulio, escribió en su conclusión que si bien acepta que los seguidores creen en el pastafarismo, no lo considera una religión.

"Los ocho 'Preferiría que no' y el 'Número aleatorio de no mandamientos, sugerencias' contienen sobre todo sanciones morales, consejos mundanos o pragmáticos, y por lo tanto no tienen significación sobrenatural o espiritual", escribió Soulio. "Otros cánones son claramente una parodia de otras religiones establecidas y por lo tanto no tienen significación sobrenatural".

El grupo ha apelado la decisión.

Los pastafaris han tenido un éxito dispar para obtener reconocimiento oficial en otros lugares. El mes pasado, una pastafari de Massachusetts consiguió autorización para llevar un colador en la cabeza en su foto para la licencia de conducción tras citar sus creencias religiosas. Pero el grupo no tiene un reconocimiento generalizado como religión en Estados Unidos.

Existen ramas en otros lugares del mundo como el Kirche des Fliegenden Spaghettimonsters en Alemania.

En Nueva Zelanda, la "Top R'Amen" del grupo dijo que esperaba oficiar su primer matrimonio el mes que viene cuando se apruebe su solicitud personal para obtener la licencia. Pidió que no es utilizara su nombre por miedo a que pudiera poner en peligro su empleo.

La líder de la rama neozelandesa dijo que aún tenía que acordar con la pareja que se casaba si llevarán coladores o trajes de pirata, o quizá ambos. Pero una cosa estaba clara: el menú.

Pasta, por supuesto.