Delegación noruega visita Venezuela para impulsar diálogo

planteó la conveniencia de levantarlas gradualmente como incentivo para llegar a un acuerdo.

planteó la conveniencia de levantarlas gradualmente como incentivo para llegar a un acuerdo.

En enero de 2019, cuando el opositor de 37 años era presidente de la Asamblea Nacional, se declaró mandatario interino de Venezuela argumentando que Maduro fue reelecto en unos comicios fraudulentos. Más de medio centenar de países lo reconocieron como tal y la mayoría de ellos todavía lo respaldan, entre ellos Estados Unidos, que congeló todos los activos del gobierno venezolano en su territorio y prohibió a los estadounidenses hacer negocios con Caracas.

Maduro sumó el martes una quinta exigencia para comenzar el diálogo: Que a partir de ahora todas las reuniones sean abiertas al público y la prensa. No más reuniones privadas, pidió.

Previos esfuerzos de llegar a un acuerdo se descarrilaron uno tras otro, entre ellos el más reciente, promovido por Noruega. Esas negociaciones se truncaron en agosto de 2019, luego que Maduro ordenó el retiro de sus delegados en rechazo al endurecimiento de las sanciones que entonces le impuso Washington. Semanas después, Guaidó anunció el agotamiento de los diálogos.