Sergio Ramírez declara en Nicaragua por caso de lavado

El escritor y ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, Premio Cervantes de Literatura, fue llamado el martes por la Fiscalía para declarar como testigo en un caso de supuesto lavado de dinero...

El escritor y ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez, Premio Cervantes de Literatura, fue llamado el martes por la Fiscalía para declarar como testigo en un caso de supuesto lavado de dinero que involucra a la periodista y aspirante presidencial Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997).

El laureado novelista de 78 años dijo a periodistas que fue citado como representante legal de la Fundación Luisa Mercado, una ONG dedicada a la promoción cultural y que tiene su sede en Masatepe, ciudad natal de Ramírez, a unos 33 kilómetros al sur de la capital. Indicó que el fiscal que lo interrogó quiso saber los nexos de esa ONG con la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), a la que el gobierno de Daniel Ortega investiga desde el mes pasado por supuesto lavado de dinero.

Ramírez dijo que la ONG cultural que él dirige ha trabajado con absoluta transparencia y dentro del marco de la ley y que sus estados contables están debidamente certificados por el Ministerio de Gobernación.

La FVBCH, que estuvo dirigida por Cristiana Chamorro hasta enero, cerró operaciones en febrero pasado. La periodista asegura que el gobierno busca ahora fabricarle un caso para impedirle participar contra Ortega en las elecciones del 7 de noviembre.

Nicaragua vive tiempos políticos muy turbulentos en el marco electoral, y me parece que (el caso de Chamorro) está relacionado a eso, comentó Sergio Ramírez.

El autor de Castigo Divino fue vicepresidente de Nicaragua durante el primer gobierno de Daniel Ortega (1985-1990). A mediados de la década de 1990 abandonó el partido Frente Sandinista por disentir del liderazgo de Ortega, fue candidato presidencial por un movimiento disidente y posteriormente se alejó de la política.

Ortega, quien retornó al poder en 2007, busca a sus 75 años de edad su tercera reelección para un cuarto mandato consecutivo en medio de una grave crisis que se inició con el estallido de una revuelta social en 2018.

Por el mismo caso de la Fundación Chamorro han sido citados hasta ahora una veintena de periodistas y dueños de medios de comunicación a los que la FVBCH habría apoyado con capacitación técnica o recursos financieros. Según la Fiscalía, la investigación abarca el período 2015-2019.