Estudio señala recovecos en ley santuario de Chicago

Algunos recovecos en las leyes le permiten a la policía de Chicago compartir información con las autoridades migratorias federales a pesar de recientes victorias de campañas de activistas para fort...

Algunos recovecos en las leyes le permiten a la policía de Chicago compartir información con las autoridades migratorias federales a pesar de recientes victorias de campañas de activistas para fortalecer el estatus de santuario para la ciudad, de acuerdo con un estudio difundido el martes.

La policía municipal puede dar información a agencias migratorias federales bajo ciertas condiciones aprobadas por el Departamento de Seguridad Nacional, como cuando proviene de la base de datos policial sobre pandillas, o de imágenes de cámaras de vigilancia recabadas por un centro de alta tecnología, como por ejemplo los números de placas o sistemas de detección de disparos, dice el reporte de activistas de inmigración y expertos de la Universidad de Chicago.

La enorme cantidad de información sobre los habitantes de Chicago en manos de la policía crea un gran peligro para las comunidades inmigrantes de la ciudad, dice el estudio de 19 páginas.

La policía de Chicago continúa usando una vasta red de tecnologías, que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas puede emplear contra inmigrantes a pesar de las protecciones acordadas por la municipalidad, añade.

Chicago fortaleció su estatus como ciudad santuario en febrero, cuando la alcaldesa Lori Lightfoot aprobó un plan detallando las circunstancias en las que la policía puede colaborar con agentes federales de inmigración, como por ejemplo cuando una persona que esté en Estados Unidos sin permiso legal tenga una orden de arresto pendiente o esté nombrada en la base de datos sobre pandillas.

Sin embargo, el estudio despierta dudas sobre las prácticas actuales, y señala que la policía de Chicago puede dar a agencias federales acceso a un centro de información si hay una premisa criminal. La policía no ha explicado el significado de esa frase, lo que ha llevado a activista a denunciar que se puede usar contra quienes hayan cruzado la frontera indebidamente.

Parte del problema es la falta de información sobre las operaciones de dicho centro de información, dice el informe. Los expertos se valieron para ese estudio de pedidos de documentos amparados por la ley de acceso a información pública, pero muchos fueron denegados.

No nos queda claro qué método están usando para verificar que esas solicitudes de información son válidas, explicó Nicole Hallett, profesora de derecho de la Universidad de Chicago.

El ultramoderno centro de información policial de Chicago fue creado en el 2007 y es operado por agentes tanto de la policía local como de la estatal de Illinois y agentes del Departamento de Seguridad Nacional. Una década después, la municipalidad creó versiones locales a fin de poder procesar mejor la gran cantidad de información.