Brasil crece más de lo esperado en el primer trimestre

La economía de Brasil creció más de lo esperado en el primer trimestre de 2021, continuando su recuperación de la recesión causada por la pandemia de coronavirus, luego de que muchos brasileños ...

La economía de Brasil creció más de lo esperado en el primer trimestre de 2021, continuando su recuperación de la recesión causada por la pandemia de coronavirus, luego de que muchos brasileños se negaron a encerrarse en medio de una brutal segunda ola de contagios de COVID-19.

La economía más grande de América Latina creció 1,2% en comparación con el cuarto trimestre, según datos publicados el martes por la agencia nacional de estadísticas. Eso estuvo por encima de la mediana del 0,7% que esperaban los economistas encuestados por Broadcast, el servicio de noticias financieras en tiempo real de la Agencia Estado. El aumento fue liderado por un salto del 5,7% en el sector agrícola y también incluyó un aumento del 4,6% en las inversiones.

La economía de Brasil ha vuelto a los niveles de actividad previos a la pandemia después de una recesión de 4,1% el año pasado que fue menor que la de sus vecinos, algunos de los cuales se contrajeron el doble.

En gran parte, esto se debió al generoso programa de asistencia social durante la pandemia, que benefició a cerca de un tercio de la población y estimuló la actividad. Al mismo tiempo, el presidente Jair Bolsonaro se opuso a las restricciones destinadas a contener la pandemia, alegando que la actividad económica no debía detenerse, con lo que influyó en muchos líderes y residentes locales.

Incluso con la segunda ola de la pandemia de COVID-19, el PIB creció en el primer trimestre, dado que, a diferencia del año pasado, no hubo tantas restricciones que impidieran la actividad económica en el país, dijo Rebeca Palis, coordinadora de la encuesta sobre el PIB de la agencia de estadísticas, citada en un comunicado.

Los expertos en salud alentaron que una mayor actividad agravaría los contagios de COVID-19, y algunos han comenzado a advertir que podría estar tomando forma una tercera ola de la pandemia. La cifra diaria de muertos en el país ha retrocedido luego de haber registrado más de 3.000 al día a mediados de abril, cuando Brasil fue el epicentro mundial del coronavirus. El país sigue siendo el segundo más alto del mundo con 1.850 decesos diarios, según Our World in Data, un sitio de investigación en línea.

El consumo familiar, el mayor componente de la demanda de la economía brasileña, se estancó en el primer trimestre. Eso reflejó el fin de las prestaciones por pandemia a fines de 2020, un mercado laboral en dificultades y una inflación de dos dígitos en los alimentos, según Palis. La ayuda social se reintrodujo en abril a un nivel significativamente reducido, pero los sectores más pobres de Brasil siguen sufriendo.