Biden conmemora en Arlington el Día de los Caídos en Guerras

El presidente Joe Biden acudió el lunes al Cementerio Nacional de Arlington para conmemorar el Día de los Caídos en Guerras y dejó una corona de flores.

El presidente Joe Biden acudió el lunes al Cementerio Nacional de Arlington para conmemorar el Día de los Caídos en Guerras y dejó una corona de flores.

La primera dama Jill Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y el segundo caballero Doug Emhoff acompañaron a Biden en una ceremonia solemne ante la Tumba del Soldado Desconocido del cementerio en el estado de Virginia, que está dedicada a los miembros del servicio estadounidense caídos cuyos restos no han sido identificados.

Biden inclinó la cabeza e hizo la señal de la cruz mientras estaba de pie frente a la corona. Harris y el secretario de Defensa Lloyd Austin estaban detrás de él.

El rostro lleno de emoción, Biden se acercó a la ofrenda floral, sujetándola con las manos en reflexión silenciosa antes de hacer la señal de la cruz. Luego, llamó a toda la ciudadanía a rendir tributo a los héroes caídos mediante la recordación de su lucha por los ideales de la nación.

Esta nación se construyó sobre una idea, declaró Biden en su discurso en Arlington.

Se construyó sobre la idea de libertad y oportunidad para todos. Nunca hemos cumplido totalmente con esa idea de nuestros próceres, pero cada generación ha avanzado un poco más, añadió.

El mandatario centró gran parte de su discurso en la importancia de la democracia, afirmando que ésta prospera cuando sus ciudadanos pueden votar, cuando se respeta la libertad de prensa y cuando todos tienen igualdad de derechos.

Generación tras generación de héroes estadounidenses han acudido a luchar porque todos entienden la verdad que palpita en todo corazón estadounidense: que la liberación, la oportunidad, la justicia son mucho más probables en una democracia que una autocracia, expresó Biden.

El domingo, Biden se dirigió a una multitud de familias militares y otros veteranos en una ceremonia en la explanada War Memorial Plaza en New Castle, Delaware. Más temprano, él y otros familiares asistieron a una misa en memoria de su hijo Beau Biden, un veterano que murió de cáncer cerebral hace seis años.