Senado de Texas aprueba ley con restricciones electorales

Los republicanos en el Senado de Texas aprobaron el domingo de madrugada una de las leyes electorales más restrictivas en Estados Unidos, la cual reduce las opciones para votar y aplica más sancione...

Los republicanos en el Senado de Texas aprobaron el domingo de madrugada una de las leyes electorales más restrictivas en Estados Unidos, la cual reduce las opciones para votar y aplica más sanciones.

El Proyecto de Ley 7 del Senado fue aprobado por los partidos alrededor de las 6 de la mañana del domingo después de ocho horas de cuestionamientos por parte de los demócratas, quienes prácticamente no tienen forma de evitar que el proyecto se convierta en ley. Pero la iniciativa aún debe aprobar una votación final en la Cámara de Representantes de Texas más tarde el domingo para llegar al gobernador republicano Greg Abbott, quien se espera que lo firme.

Tengo serias preocupaciones sobre un proyecto de ley que se elaboró en las sombras y se aprobó a altas horas de la noche, dijo la senadora estatal demócrata Beverly Powell.

Durante las negociaciones de madrugada a puerta cerrada, los republicanos agregaron un lenguaje que podría facilitar que un juez revoque una elección y se retrase el inicio de la votación en domingo, cuando muchos feligreses negros se dirigen a las urnas. La medida de 67 páginas también eliminaría los centros de votación sin bajar del auto y los que están abiertos las 24 horas, ambos introducidos el año pasado en el condado de Harris, el bastión demócrata más grande del estado.

Texas es el más reciente campo de batalla en los esfuerzos del Partido Republicano a nivel nacional para endurecer las leyes de votación, impulsados por las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump de que le robaron las elecciones de 2020. Georgia y Florida también aprobaron nuevas leyes restrictivas. El sábado el presidente Joe Biden dijo que dichas leyes son un asalto a la democracia.

El proyecto de Texas facultaría nuevamente a los observadores electorales partidistas permitirles más acceso dentro de los lugares de votación y amenazar con sanciones penales a los funcionarios electorales que restrinjan su movimiento.

Los funcionarios electorales también enfrentarían nuevas sanciones penales, incluso por enviar solicitudes de votación por correo a personas que no las solicitaron.

Los legisladores republicanos también quieren que se prohíba la votación dominical antes de la 1 de la tarde, cuando es común que se movilicen las congregaciones de iglesias negras en todo el país.

Grandes corporaciones, incluidas American Airlines y Dell, con sede en Texas, han advertido que las medidas podrían dañar la democracia y el clima económico. Pero los republicanos ignoraron sus objeciones y, en algunos casos, recriminaron a los líderes empresariales por opinar.

Los cambios deben ser aprobados antes de la medianoche del domingo, cuando la legislatura controlada por los republicanos concluye una sesión dominada por su partido para aprobar medidas enérgicamente conservadoras relacionadas con las armas de fuego, el aborto y la enseñanza sobre cuestiones raciales en las escuelas públicas.