Visiones pospandemia: muchos ven prosperidad y fiestas

y las brechas en la red de seguridad social, concluyó Fordham.

y las brechas en la red de seguridad social, concluyó Fordham.

¿Es acertado incluso vincular los Alocados Veintes con la pandemia de influenza de 1918? Para John M. Barry, autor del libro de historia The Great Influenza, es una asociación falsa. La llamada gripe española fue mucho más virulenta y letal. Mató a más de 50 millones de personas en todo el mundo y unas 675.000 en Estados Unidos, más de 10 veces el saldo de la Primera Guerra Mundial para el país.

La gente parece creer que saltamos a los Alocados Veintes, dice Barry. Pero primero pasamos por 1919, que fue uno de los años más caóticos y violentos en la historia estadounidense. Entonces vino la grave recesión de 1920 y 1921, agrega. La consecuencia esta vez, esperamos, es que sea muy diferente.

Además, la gente experimentó la influenza de 1918 de forma muy diferente. Los encierros nunca duraron más de unas pocas semanas. ¿El auge social que siguió en la década de 1920? La mayoría de los historiadores lo atribuyen a la posguerra.

Los Alocados Veintes, eso fue la Generación Perdida, dice Barry, que está escribiendo un libro sobre la pandemia de COVID-19. Había una sensación de fatalismo, hastío, desilusión con el mundo que yo pienso estaba mucho más relacionada con la guerra.

Lucy Moore, autora de Anything Goes: A Biography of the Roaring Twenties, vincula la Primera Guerra Mundial con la influenza de 1918 en el sentido de que ambas fueron devastadoras para los jóvenes estadounidenses. Los años 20, dice, fueron impulsados por una juventud desilusionada y emancipada.

Los jóvenes había sacrificado mucho por la generación más vieja, dice Moore. Existía esa sensación tras la guerra y la gripe española. La guerra fue básicamente jóvenes enviados a morir por una generación mayor en la que se les había enseñado a confiar, pero ellos se sintieron muy decepcionados.

Queda por verse si ocurrirá la misma respuesta tras esta pandemia. La crisis está lejos de haber acabado, advierte Christakis. No queremos adelantarnos a los acontecimientos, dice, pero Christakis ve a lo largo de la historia un patrón común en las calamidades prolongadas. Las pestes son seguidas por tiempos de auge. Tras la Muerte Negra llegó la erosión del feudalismo.

Los Alocados Veintes son solamente una metáfora, dice. El dolor va por las calles en tiempos de pandemia, así que la gente se sentirá lógicamente aliviada cuando se acabe esto.

___

Jake Coyle está en: http://twitter.com/jakecoyleAP