España: sentencias a prisión para 3 extremistas islámicos

Un tribunal en España impuso el jueves sentencias de entre 8 y 53 años de prisión a los tres miembros sobrevivientes de una célula extremista islámica que mató a 16 personas e hirió a 140 en do...

Un tribunal en España impuso el jueves sentencias de entre 8 y 53 años de prisión a los tres miembros sobrevivientes de una célula extremista islámica que mató a 16 personas e hirió a 140 en dos ataques consecutivos en y cerca de Barcelona.

Los tres convictos por la Corte Nacional fueron acusados de formar parte de la célula o colaborar con ella, pero no de participar en los ataques.

Dos miembros de la célula, incluyendo un clérigo sospechoso de ser el líder, murieron en una explosión al parecer accidental en una casa de campo cuando preparaban explosivos antes de los ataques. Seis más fueron muertos a tiros por la policía tras embestir con sus vehículos a transeúntes en Barcelona y el vecino pueblo de Cambrils.

El Estado Islámico reivindicó los ataques más adelante.

Un panel de jueces declaró culpables a Mohamed Houli Chemlal, un español de 24 años que sobrevivió la explosión accidental antes de los ataques; y Driss Oukabir, un marroquí de 32 que estuvo involucrado en los preparativos, pero decidió no participar al final, de pertenecer a una organización terrorista y fabricar explosivos. Fueron declarados culpables además de 29 cargos de destrucción masiva con intenciones terroristas.

Fueron sentenciados a 53 1/2 años y 46 años en prisión, respectivamente, aunque el fallo indica que se espera que cumplan un máximo de 20 años.

La corte además sentenció al marroquí Said Ben Iazza, de 28 años, que ayudó a la célula a adquirir materiales para los explosivos, a ocho años en prisión por cooperar con una organización terrorista.

Las sentencias pueden ser apeladas en la Sala de Apelaciones de la Corte Nacional.

El 17 de agosto del 2017, un hombre arremetió con una furgoneta contra la muchedumbre en el bulevar de las Ramblas, en Barcelona, matando a varias personas e hiriendo a muchas otras, antes de escapar a pie.

Varios miembros de la célula lanzaron un ataque similar más tarde en Cambrils, antes de ser muertos a tiros por la policía.