EAU e Israel se acercan pese a guerra entre Hamas e Israel

El principal diplomático de Israel en Emiratos írabes Unidos asistió el miércoles a una ceremonia en Dubái de la primera exposición permanente de la Península Arábiga para conmemorar el Holo...

El principal diplomático de Israel en Emiratos írabes Unidos asistió el miércoles a una ceremonia en Dubái de la primera exposición permanente de la Península Arábiga para conmemorar el Holocausto. Horas antes, asistió a la inauguración de una empresa conjunta israelí-emiratí.

Ambas recepciones son el indicio más claro desde que entró en vigor un alto el fuego en la Franja de Gaza la semana pasada de que la devastadora guerra de 11 días entre Hamas e Israel y la violencia que se apoderó de Jerusalén y la Mezquita de Al Aqsa en los días anteriores no tuvo un impacto visible en el compromiso de Emiratos de establecer vínculos profundos con el estado de Israel.

Lo que vemos aquí es exactamente lo contrario de lo que vemos en Gaza ... Lo que vemos aquí en todo el proceso de normalización es una desviación del pasado, dijo el embajador israelí Eitan Na™eh.

Durante la guerra murieron al menos 254 palestinos en la Franja de Gaza, entre ellos 66 niños. Otras 1.948 personas resultaron heridas, según el Ministerio de Salud gazatí, que no distingue entre combatientes y civiles. Doce personas murieron en Israel, incluido un soldado israelí y dos niños. El bombardeo de la bloqueada Franja de Gaza destruyó alrededor de 1.000 viviendas y dañó gravemente cientos más. Los hospitales, las clínicas y las principales tuberías de agua y alcantarillado también resultaron dañadas o destruidas.

La violencia, que estalló en los últimos días del mes sagrado musulmán del Ramadán, enfureció a muchos ciudadanos de los estados del Golfo Pérsico, algunos de los cuales expresaron su apoyo a los palestinos y su oposición a Israel en las redes sociales o en protestas callejeras limitadas.

El gobierno de Emiratos y sus funcionarios principales expresaron públicamente su preocupación por la violencia en el este de Jerusalén y condenaron el asalto al complejo de la Mezquita Al Aqsa por parte de las fuerzas de seguridad israelíes, así como los esfuerzos de los colonos judíos para desalojar a las familias palestinas de sus hogares en el vecindario Sheikh Jarrah de la ciudad.