Acusan a agencia de la UE de violar derechos de migrantes

Abogados de derechos humanos emprendieron acciones jurídicas contra la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas en el máximo tribunal de la Unión Europea, acusándola de violar los derec...

Abogados de derechos humanos emprendieron acciones jurídicas contra la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas en el máximo tribunal de la Unión Europea, acusándola de violar los derechos de las personas que intentan solicitar asilo y de otras infracciones al derecho internacional, anunciaron el martes.

Front-Lex, un centro jurídico que impugna las políticas migratorias del bloque europeo, entabló el caso ante el Tribunal de Justicia de la UE. La denuncia es sobre una mujer de Burundi y de un adolescente congoleño que trataron de solicitar protecciones internacionales en la isla griega de Lesbos el año pasado.

Los abogados señalaron que es la primera ocasión que la agencia, también conocida como Frontex, es llevada ante el máximo tribunal europeo, con sede en Luxemburgo, en sus 17 años de operaciones y agregaron que planean hacer rendir cuentas a la agencia y restablecer el estado de derecho en las fronteras de la UE,

Afirmaron que los dos migrantes "fueron acorralados violentamente, robados, secuestrados, detenidos, llevados a la fuerza de regreso al mar, expulsados colectivamente y finalmente abandonados en balsas sin contar con medios de navegación, alimentos o agua.

Señalaron que los dos migrantes fueron víctimas de otras operaciones de ˜rechazo™ durante su intento para encontrar protección en la UE. En virtud de la ley europea e internacional sobre refugiados, las personas que temen por su vida o que huyen de la persecusión pueden solicitar asilo y no deben ser rechazados, es decir, ser devueltos a un lugar donde podrían enfrentar más peligro.

Frontex, que en varias ocasiones ha negado las acusaciones de rechazar gente y otros señalamientos de abusos, declaró que la acción era una farsa.

Este no es un proceso judicial. Es una agenda activista que se hace pasar por un proceso judicial, cuyo objetivo es socavar la determinación de la UE de proteger sus fronteras, dijo Chris Borowski, portavoz de Frontex.

En su presentación, los abogados dijeron que el adolescente de 15 años era parte de un grupo de migrantes cuyos teléfonos, bolsos y dinero presuntamente fueron confiscados por miembros de la guardia costera griega, que llevaban el rostro cubierto, en el mar Egeo entre Turquía y Grecia en mayo de 2020. Los migrantes fueron colocados en una balsa de goma sobre las costas turcas.

___

Renata Brito en Barcelona, contribuyó a este despacho.