AP dice que revisará política de redes sociales tras despido

The Associated Press afirmó el lunes que emprenderá una revisión a sus políticas internas sobre uso de redes sociales después de que surgieran dudas en torno al despido la semana pasada de una de...

The Associated Press afirmó el lunes que emprenderá una revisión a sus políticas internas sobre uso de redes sociales después de que surgieran dudas en torno al despido la semana pasada de una de sus periodistas, quien expresó posturas en favor de palestinos.

El anuncio se dio a conocer horas después de que más de 100 periodistas de la AP firmaron una carta en la que expresaban sus preocupaciones sobre el trato que recibió su excompañera, Emily Wilder. Los periodistas quieren mayor claridad sobre lo que puede decirse en foros como Twitter y Facebook, y confiar en que la compañía los protegerá de las campañas de presión.

En un memo enviado a los miembros del personal el lunes, la dirección de la AP pidió sugerencias sobre los cambios que deberían hacerse a los lineamientos de uso de redes sociales, con la idea de que un comité presente recomendaciones en septiembre.

Uno de los temas planteados en los últimos días es la creencia de que las restricciones en redes sociales te impiden ser tú mismo, y que esto afecta de manera desproporcionada a los periodistas de color, periodistas LGBTQ y otros que a menudo se sienten atacados en internet, indica el memo. Necesitamos adentrarnos en este tema.

Wilder, una joven de 22 años que había trabajado por poco más de dos semanas en la cobertura de noticias en la región oeste de Estados Unidos desde la oficina en Phoenix, fue despedida después de que la AP señaló que violó las reglas internas sobre uso de redes sociales. Los lineamientos obligan a los miembros del personal a no expresar opiniones en temas controversiales por temor a dañar la reputación de objetividad de la AP y a que ponga en riesgo a sus reporteros en diversas partes del mundo.

Durante ese tiempo, un grupo de jóvenes republicanos de la Universidad de Stanford expresó sus inquietudes sobre el activismo de Wilder mientras estudió en la institución. Wilder, a quien no se le dijo cómo fue exactamente que violó los estándares, declaró que su despido fue precipitado por una acometida de acoso en mi contra.

Los periodistas de la AP que escribieron para protestar su despido exigieron mayor claridad sobre la decisión y expresaron su preocupación de que la decisión envalentone a otros a iniciar campañas de desprestigio contra reporteros, lo que ya ha hecho que muchos se rehúsen a involucrarse en las redes sociales.

Los mandos del equipo editorial señalaron que era difícil compartir más información porque la compañía no discute públicamente asuntos de personal para proteger su privacidad.

Podemos asegurar que mucha de la cobertura y de los comentarios no reflejan de manera precisa una decisión complicada que no fue tomada a la ligera, indica el memo, aunque no aclara qué información se reportó de forma imprecisa.

El incidente pone de relieve las dificultades que enfrenta una organización noticiosa, en especial una tradicionalista como The Associated Press, al momento de lidiar con la naturaleza de las conversaciones informales de las redes sociales.

Quiero vivir en un mundo en que las personas empleadas sepan cuáles son las reglas y cuáles son los límites, y que sean sumamente claros, dijo Kathleen Hall Jamieson, profesora de comunicaciones y directora del Centro Annenberg de Políticas Públicas de la Universidad de Pensilvania.

Eso es de particular importancia en la AP, la cual es la base de la objetividad y la justicia en el sector de la información, añadió Hall Jamieson. La agencia, que celebra su 175to aniversario, no vende opiniones.

La AP está en el negocio del periodismo basado en hechos, añade el memo de la agencia. Es lo que somos. Tenemos estos valores para garantizar que mantenemos nuestra postura como una fuente imparcial de información y para proteger a nuestros periodistas.