Gran despliegue policial por protestas laborales en Omán

Las protestas dispersas en Omán por despidos y las malas condiciones económicas provocaron un enorme despliegue policial el lunes en al menos una ciudad del sultanato, donde los manifestantes arroja...

Las protestas dispersas en Omán por despidos y las malas condiciones económicas provocaron un enorme despliegue policial el lunes en al menos una ciudad del sultanato, donde los manifestantes arrojaron piedras y la policía empleó gas lacrimógeno.

Videos compartidos en medios sociales mostraron a docenas de omaníes en la ciudad de Sohar seguidos por una larga fila de vehículos de policía antimotines. Otras imágenes parecían mostrar una línea de policías con equipo antimotines cerca de una oficina del gobierno en la ciudad, unos 200 kilómetros (125 millas) al noroeste de la capital, Muscat.

Algunos videos parecían mostrar a gente huyendo mientras otras personas eran detenidas. Las imágenes coincidían con lugares conocidos en torno a Sohar, la ciudad importante más cercana a los vecinos Emiratos írabes Unidos.

Protestas dispersas similares provocaron otro gran despliegue policial el domingo, según dijeron activistas en internet. El Ministerio omaní de Empleo reconoció esas protestas en un tuit, en el que dijo estar informado de una aglomeración de gente para intentar encontrar nuevos puestos de empleo vacantes y resolver los problemas de los que fueron despedidos.

En un primer momento no estaba claro si se habían producido despidos masivos en Sohar, donde hay un importante puerto, además de plantas que producen acero y aluminio.

Omán mantiene un estrecho control sobre los medios privados, así como sobre su agencia de noticias y su cadena de televisión nacional, que no informaron sobre la protesta en un primer momento. La Policía Real de Omán no reportó ninguna detención. El Ministerio de Información y la embajada omaní en Washington no respondieron en un principio a peticiones de comentarios el lunes.

Se trata de las primeras protestas registradas en el mandato del sultán Haitham bin Tariq, que asumió el poder en enero de 2020 tras la muerte del veterano sultán Qaboos bin Said.

Omán tiene que hacer frente a devoluciones de préstamos por valor de miles de millones de dólares, algunos adeudados a China, y necesita aún más dinero conforme su joven población reclama empleos. El gobierno no puede permitirse las subvenciones vitalicias de otros países del Golfo Pérsico.

___

Jon Gambrell está en Twitter como www.twitter.com/jongambrellAP.