Iowa: Sangre en auto coincide con la de estudiante asesinada

La sangre encontrada en el portaequipajes del vehículo de un trabajador agrícola coincidió exactamente con la de una estudiante de la Universidad de Iowa que fue secuestrada y asesinada cuando sali...

La sangre encontrada en el portaequipajes del vehículo de un trabajador agrícola coincidió exactamente con la de una estudiante de la Universidad de Iowa que fue secuestrada y asesinada cuando salió a correr en 2018, dijo el viernes una especialista en ADN a un jurado.

Tara Scott, criminalista de la unidad de ADN del laboratorio forense de Iowa, declaró que analizó la muestra tomada de una mancha de sangre encontrada en el sello de goma del maletero del Chevrolet Malibu de Cristhian Bahena después de que investigadores recuperaron el cadáver de Mollie Tibbetts.

El perfil que yo tenía de Mollie Tibbetts coincidía con el perfil de esa sangre, testificó Scott. Eran exactamente los mismos.

Bahena Rivera, de 26 años, está acusado de homicidio doloso en la muerte por apuñalamiento de Tibbetts. La joven de 20 años desapareció cuando salió a correr el 18 de julio de 2018 en Brooklyn, Iowa, y los investigadores recuperaron su cadáver parcialmente desnudo y descompuesto en un maizal un mes después.

Los fiscales han utilizado la prueba de ADN, videos de cámaras de vigilancia en los que se ve el auto de Bahena circular cerca de donde Tibbetts estaba corriendo, y la confesión parcial del sospechoso para sustentar su caso. Se prevé que el juicio prosiga la semana entrante.

Los investigadores afirman que Bahena, que podría ser condenado a cadena perpetua si es declarado culpable, los condujo al maizal donde fue encontrado el cadáver de Tibbetts la mañana del 21 de agosto de 2018. Bahena dijo a un agente en el lugar que se acercó a Tibbetts cuando ella corría y que forcejearon después de que la joven amenazara con llamar a la policía. Dijo que no recordaba cómo la mató, pero que escondió el cuerpo ensangrentado bajo tallos de maíz en el lugar, dijo la exoficial Pamela Romero en su testimonio.

La defensa de Bahena planteó el viernes que la confesión fue falsa y forzada debido a que el acusado fue privado del sueño y sometido a duras técnicas de interrogatorio. La defensa mostró a los jurados videos en los que se ve al acusado durmiéndose durante el interrogatorio, el cual se extendió por 11 horas.

Los investigadores inicialmente registraron el vehículo de Bahena el 20 de agosto de 2018 después de que diera su consentimiento y se sometiera al interrogatorio.

La criminalista Amy Johnson testificó que la mancha de sangre en el sello de goma del portaequipajes pasó inicialmente desapercibida para los investigadores, quienes repararon en ella durante un registro adicional dos días después.

Scott dijo que la sangre de esa mancha fue la primera en coincidir con el ADN de Tibbetts. También se mostró en otro análisis que la sangre encontrada en el forro del portaequipajes coincidía con la de Tibbetts, cuyo ADN fue recogido de una de sus botellas de agua cuando se investigaba su desaparición y de su cadáver cuando lo encontraron en el maizal, agregó.