Panamá vacuna contra COVID desde los 16 años en isla Taboga

Los pobladores de la isla Taboga, una comunidad turística sobre el Pacífico de Panamá, recibieron el viernes la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en una iniciativa de las autoridades para inocula...

Los pobladores de la isla Taboga, una comunidad turística sobre el Pacífico de Panamá, recibieron el viernes la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en una iniciativa de las autoridades para inocular a todos los mayores de 16 años en el área.

Taboga cuenta con poco más de 2.000 habitantes, los cuales viven principalmente del turismo. Está ubicada a unos 19 kilómetros al sur de la capital panameña, y las autoridades de salud la consideran una zona de difícil acceso debido a lo complicado del traslado de insumos médicos y personal.

Esta fue nuestra primera experiencia en hacer barrido a nivel de las áreas de difícil acceso, dijo Eusebia Calderón de Copete, jefa nacional del Departamento de Enfermería de la Dirección Nacional de Salud. Consideramos que ha sido exitosa.

La vacunación en Taboga, al igual que en otras comunidades cercanas consideradas de difícil acceso, incluyó a toda la población mayor de 16 años, a diferencia del resto del país, donde la inmunización se aplica por fases y por regiones, que incluyen grupos prioritarios como los mayores de 60 años y las personas con alguna discapacidad.

Analida Prado, de 46 años y con cirrosis hepática desde hace más de una década, estaba contenta porque recibió su segunda dosis de la vacuna. Ella y su hija de 23 años fueron inmunizadas.

Me alegró mucho cuando me dijeron que nos iban a vacunar a las dos. Yo estaba que casi no salía de casa, porque en estas condiciones es muy peligroso, manifestó.

Mientras aguardaba en un salón de reposo antes de marcharse a casa, Prado sufrió una sensación de desmayo. El percance se debió a un descenso en su presión arterial, dijo la doctora Ana Lorena Chang, jefa de Salud Pública de la Región Metropolitana de Salud, pero no está relacionado a la aplicación de la vacuna, sino que se debió a un golpe de calor y a que no había tomado sus medicamentos.

La isla Taboga y otra contigua de nombre Otoque forman el distrito de Taboga, y entre ambas tienen casi 3.000 habitantes. Enfermeras del Ministerio de Salud vacunaron a unos 1.800 pobladores.

El turismo en Taboga se supendió desde marzo del 2020, cuando las autoridades de salud ordenaron una rígida cuarentena que fueron flexibilizando progresivamente. En marzo de este año el gobierno autorizó la reapertura de las playas y de otros sitios de atractivo turístico.

"Fue un año durísimo, dijo la alcaldesa de Taboga, Magaly Ricord. Afortunadamente, los visitantes ya han comenzado a llegar de nuevo.

Estamos preparados para recibir a los turistas... la actividad pinta bastante bien, señaló, y dijo que reciben de 500 a 600 visitantes cada fin de semana, casi la misma cantidad que solían llegar antes de la pandemia.

Aparte del turismo, los pobladores de la isla también se dedican a la pesca. Algunos trabajan en depósitos de combustible que están cerca de la isla y que sirven para abastecer a los buques que cruzan el canal interoceánico. Otros laboran en las instituciones públicas del lugar, y algunos más van a trabajar a la capital y regresan a la isla periódicamente.

Valdemar Reyes, de 44 años, acudió a vacunarse con sus hijas Rose y Grace, de 19 y 20. Me siento privilegiada y más segura que antes, dijo Grace, que estudia nutrición en la capital.

La doctora Anayansi Campos, encargada médica de la isla, dijo que en lo que va de la pandemia se han detectado 98 casos de COVID-19 en Taboga, sin que haya habido defunciones. Actualmente no hay casos activos allí.

Panamá ha aplicado al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus a más del 11% de su población, aunque los expertos estiman que el país debe acelerar la adquisición del fármaco en un momento en que hay cierto control de los casos.

Panamá reportó 508 nuevos casos y un total acumulado de 373.308, con un porcentaje de positividad de 5,3%, ligeramente superior al de semanas recientes, pero por debajo del 30% que llegó a tener en su punto más alto de infecciones. Se reportaron siete nuevas defunciones, con lo que el total de decesos se elevó a 6.321.