Nicaragua investiga a hija de Violeta Chamorro por lavado

El gobierno de Nicaragua anunció el jueves que investiga a la periodista Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Chamorro (1990-1997) por presunto lavado de dinero a través de una ONG qu...

El gobierno de Nicaragua anunció el jueves que investiga a la periodista Cristiana Chamorro, hija de la expresidenta Violeta Chamorro (1990-1997) por presunto lavado de dinero a través de una ONG que dirigió durante varios años.

En un comunicado, el Ministerio de Gobernación indicó que citó a Cristiana Chamorro, expresidenta de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), y a otros dos de sus funcionarios para comparecer ante la entidad gubernamental.

Según el ministerio, la Fundación incumplió gravemente sus obligaciones ante la ley y en sus estados financieros del período 2015-2019 se obtuvieron claros indicios de lavado de dinero, por lo cual se informó al Ministerio Público para realizar las investigaciones pertinentes.

Cristiana Chamorro no ha descartado su intención de postularse como candidata opositora a la Presidencia y desafiar al presidente sandinista Daniel Ortega, que buscará su tercera reelección consecutiva en los comicios del próximo 7 de noviembre.

En enero pasado, Cristiana Chamorro renunció a su cargo al frente de la FVBCH, que un mes después cerró operaciones, según se indicó por presiones de la Ley de Agentes Extranjeros, aprobada a solicitud de Ortega para fiscalizar los recursos externos que reciben las ONG en Nicaragua.

Medios de prensa informaron que la policía ingresó la mañana del jueves a las oficinas de la FVBCH en busca de documentación, pero esto no ha sido confirmado oficialmente.

Asimismo, la policía rodeó las oficinas de prensa del conocido periodista Carlos Fernando Chamorro, hermano de Cristiana, quien no se encontraba en ese momento en el lugar. Chamorro denunció el hecho y pidió respeto a la integridad física de sus colegas en el edificio.

Carlos Fernando Chamorro dirige dos medios de comunicación críticos al gobierno, cuyas oficinas anteriores fueron ocupadas por la policía y confiscadas en diciembre de 2018, tras la revuelta social que estalló en abril de ese año contra Ortega. El periodista estuvo exiliado un año en Costa Rica y retornó a Managua en enero de 2020.