Hace 500 años la caída de Tenochtitlán cambió la historia

tomó el mando y encabezó efectivamente la resistencia al asedio de 1521.

tomó el mando y encabezó efectivamente la resistencia al asedio de 1521.

Pero en agosto, acosado en el extremo oriental de la ciudad, se rindió o fue capturado. Fue torturado, porque los españoles querían recuperar el oro que habían tenido que dejar en 1520. Estoico hasta el final, Cuauhtémoc les dio supuestamente un puñal a los españoles y les dijo que lo matasen.

Aún hoy es una figura tan trágica y venerada que desde hace siglos se alienta a los mexicanos a imitar su sacrificio inútil. Cuando seis cadetes fueron rodeados por efectivos estadounidenses en una academia militar de la Ciudad de México durante la invasión de 1847, se cuenta que, en lugar de rendirse, se ahorcaron. Son considerados héroes nacionales.

La fallida defensa de Tenochtitlán fue un adelanto de las inútiles resistencias de los indígenas a ejércitos europeos numerosos, con posiciones fijas y asedios. Aparte de algunos combates entre los españoles y ejércitos incas durante la conquista de Perú por parte de Francisco Pizarro en 1536, la resistencia indígena consistió en una guerra de guerrilla, incursiones periódicas y retiradas hacia zonas remotas o de difícil acceso.