La economía de Gran Bretaña gana empleos

La economía británica mostró el martes más evidencia de estar mejorando, con el número de personas en nóminas aumentando a medida en que se aflojan las restricciones por el coronavirus.

La economía británica mostró el martes más evidencia de estar mejorando, con el número de personas en nóminas aumentando a medida en que se aflojan las restricciones por el coronavirus.

La Oficina Nacional de Estadísticas concluyó que el número de trabajadores en nóminas aumentó en 97.000 entre marzo y abril, un período en el que fueron levantadas algunas restricciones. A finales de marzo, bares y restaurantes fueron autorizados a reanudar sus servicios en espacios exteriores, por ejemplo.

La reapertura significa que muchas personas que se quedaron desempleadas durante los meses de encierro pudieron regresar a sus puestos pese a que los niveles de actividad no eran tan elevados como lo habrían sido si se permitiese el servicio en interiores.

Aunque la mayoría de las cifras recientes muestran una mejoría, el Reino Unido claramente registró una pérdida considerable de empleos durante la pandemia, con 772.000 menos personas en las nóminas comparado con el golpe de la pandemia en la primavera de 2020.

La agencia de estadísticas concluyó además que la tasa general de desempleo en el Reino Unido volvió a caer, a 4,8% en el período de tres meses que concluyó en marzo, comparado con 4,9% en febrero. Esto se produjo pese a que el país estuvo en un encierro estricto en los primeros tres meses del 2021.

La agencia dijo además que hubo 1,6 millones de desempleados de enero a marzo, una baja de 121.000 respecto de los tres meses previos.

Las cifras respaldan la predicción del Banco de Inglaterra, el cual vaticinó que el pico de desempleo sería mucho más bajo que lo anticipado a medida que se aliviaran las restricciones por el coronavirus y la acelerada campaña de vacunaciones. El banco espera ahora que la tasa llegue a su pico en 5,5%, en lugar de los 7,75% pronosticados previamente.

El lunes, las medidas de confinamiento se aflojaron más en el Reino Unido, con la autorización para que bares y restaurantes den servicio dentro, al igual que salas de cine y teatro.