López Obrador ofrece disculpas por masacre de chinos en 1911

se extendieron a lo largo de México hasta la década de 1930.

se extendieron a lo largo de México hasta la década de 1930.

En la ceremonia de disculpas, López Obrador estuvo acompañado por el embajador chino Zhu Qingqiao.

México ha dependido de las marcas chinas para aproximadamente 10,5 millones de las 29,1 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 que ha recibido hasta la fecha, o casi el 36% de todas las inyecciones. Zhu dijo que las vacunas y equipo médico proveniente de China ha dejado una fuerte huella en la historia de las relaciones entre nuestros dos países.

Al igual que en Estados Unidos, los actos de racismo contra la población de origen asiático han sido un asunto desagradable de la historia de México. De hecho, muchos chinos llegaron a territorio mexicano al no poder ingresar a Estados Unidos.

En Estados Unidos, la Ley de Exclusión China de 1882 fue diseñada para impedir que los trabajadores chinoestadounidenses ingresaran al país como resultado de una xenofobia generalizada. Esa ley hizo ilegal la inmigración de trabajadores chinos a Estados Unidos y limitó la población china en el país por más de 60 años.

Forma parte de una serie de disculpas ofrecidas por el presidente mexicano por las injusticias cometidas en el pasado.

A inicios de mayo, López Obrador se disculpó con el grupo de indígenas mayas que habita en el sureste de México, principalmente en la península de Yucatán.

Durante la década de 1800, los mayas fueron obligados a trabajar en condiciones parecidas a las de los sirvientes en las plantaciones de sisal. El sisal y el henequén son fibras usadas en la fabricación de sogas. Algunos cayeron con engaños en la esclavitud en cañaverales en Cuba.

Hartos de la tribulación y la explotación, los mayas se rebelaron de 1847 a 1901 contra los colonizadores mexicanos y el gobierno en un periodo conocido como La Guerra de Castas. La rebelión fue acallada brutalmente por las tropas del gobierno.

López Obrador dijo que planea brindar una disculpa similar al grupo indígena de los yaquis en el estado norteño de Sonora.

Quizá más conocidos en el extranjero por los poderes místicos y visionarios atribuidos a ellos por el escritor Carlos Castaneda, los yaquis enfrentaron tenazmente la campaña brutal del gobierno mexicano para erradicar a la tribu a finales de 1800 y principios de 1900.

No obstante, fueron derrotados en su mayoría para 1900, y Díaz empezó a trasladarlos de sus tierras de cultivo fértiles a territorios menos valiosos o a una esclavitud virtual en haciendas en zonas tan lejanas como el estado de Yucatán.