Médicos: 23 muertos en bombardeo israelí en Ciudad de Gaza

Un bombardeo israelí destruyó tres edificios y mató a 23 personas el domingo, según médicos. Era el ataque con más muertos desde que comenzaron los combates a gran escala entre Israel y el grupo...

Un bombardeo israelí destruyó tres edificios y mató a 23 personas el domingo, según médicos. Era el ataque con más muertos desde que comenzaron los combates a gran escala entre Israel y el grupo islamista Hamas, que gobierna el territorio palestino, hace casi una semana.

Otras 50 personas resultaron heridas en el ataque, según el Ministerio gazatí de Salud. Los rescatistas trabajaban a toda prisa para sacar a sobrevivientes y cuerpos de los escombros.

El Ejército israelí dijo antes que había destruido la casa del principal líder de Hamas en Gaza, el tercer ataque de esa clase en dos días.

Israel parece haber redoblado los ataques en los últimos días para infligir tantos daños como sea posible a Hamas, mientras se aceleran los esfuerzos por mediar un cese el fuego. Un diplomático de Estados Unidos en la región intentaba rebajar las tensiones, y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tenía previsto reunirse el domingo.

El Ejército dijo haber atacado las casas de Yehiyeh Sinwar, el líder de Hamas de mayor rango en el territorio, y de su hermano Muhammad, otro miembro destacado del grupo. Israel bombardeó el sábado la casa de Khalil al Hayeh, un miembro clave de la rama política de Hamas.

El general de brigada Hidai Zilberman, portavoz del Ejército, confirmó a la radio militar el ataque a la vivienda de Sinwar en la población de Khan Younis, en el sur de Gaza. El vocero dijo que también se había destruido la casa del hermano de Sinwar, responsable de logística y personal de Hamas.

La cúpula de Hamas en Gaza se ha refugiado en lugar desconocido y es improbable que cualquiera de ellos estuviera en casa en el momento de los ataques. El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, divide su tiempo entre Turquía y Qatar, dos estados que ofrecen apoyo político al grupo.

Hamas y el grupo armado Yihad Islámica han reconocido la muerte de 20 combatientes desde el comienzo de los ataques el lunes, mientras que Israel dice que el número es mucho mayor.

Los combates, los peores desde la Guerra de Gaza de 2014, se han cobrado la vida de al menos 145 palestinos en Gaza, incluidos 41 niños y 23 mujeres. Ocho israelíes han muerto, incluidos un niños de 5 años y un soldado.

Hamas y otros grupos armados han lanzado unos 2.900 cohetes a Israel desde el pasado lunes, cuando escalaron las tensiones en torno a un disputado lugar de culto en Jerusalén y la amenaza de desahucio sobre docenas de familias palestinas en un vecindario cercano.

En torno a la mitad de esos proyectiles se quedaron cortos o fueron interceptados, según el Ejército israelí, aunque los cohetes han llegado a ciudades grandes y sembrado el pánico.

Israel ha realizado cientos de ataques aéreos sobre el empobrecido y confinado territorio, y ha derribado varios edificios altos, como el que alojaba las oficinas de The Associated Press en Gaza.

Aviones israelíes atacaron el domingo por la mañana varios edificios y carreteras en una zona vital de Ciudad de Gaza. Imágenes compartidas por periodistas y vecinos mostraban que el bombardeo dejó un cráter que cortaba una de las principales carreteras al hospital de Shifa, el centro médico más grande del territorio.

Los nuevos ataques mataron al menos a dos personas y dejaron 25 heridos, entre los que había niños y mujeres, según el Ministerio de Salud. Las fuerzas israelíes no hicieron comentarios en un primer momento.

Israel afirmó que el edificio servía como parte de la infraestructura terrorista del grupo. No había reportes inmediatos sobre el estado de Al Hayeh o víctimas del ataque.

Desde el inicio del conflicto, Israel ha derribado varios de los edificios más altos de oficinas y viviendas en Ciudad de Gaza, con el argumento de que alojan infraestructuras militares de Hamas. El sábado derribó el edificio Al Jalaa de 12 plantas, donde había varias plantas de apartamentos, además de las oficinas de AP, la televisora Al Jazeera y otros medios.

La campaña continuará mientras sea necesario, dijo el sábado el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en un discurso televisado. Afirmó que efectivos de inteligencia militar de Hamas operaban en el edificio.

Israel suele mencionar la presencia de Hamas como motivo para bombardear algunos lugares, como edificios residenciales. El Ejército también ha acusado al grupo armado de utilizar a periodistas como escudos humanos, pero no presentó pruebas para respaldas sus afirmaciones.

AP ha trabajado desde ese edificio durante 15 años, durante los que hubo tres guerras previas entre Israel y Hamas. Tanto en esos conflictos como en el actual, las cámaras de la agencia situadas en su oficina de la última planta y la terraza ofrecían tomas en vivo las 24 horas que mostraban cómo los cohetes de los milicianos despegaban hacia Israel y los ataques aéreos israelíes golpeaban la ciudad y sus alrededores.

No tenemos indicios de que Hamas estuviera en el edificio u operase en el edificio, dijo el presidente y director general de AP, Gary Pruitt, en un comunicado. Esto es algo que comprobamos expresamente como mejor podemos. Nunca pondríamos en peligro a nuestros periodistas de forma deliberada.

El Ejército llamó por la tarde al propietario del edificio y advirtió que habría un ataque en una hora. Empleados de AP y otros ocupantes evacuaron a salvo el inmueble. Poco después, tres misiles alcanzaron y destruyeron el edificio, haciendo que se derrumbara en una enorme nube de polvo.

El mundo sabrá menos sobre lo que ocurre en Gaza por lo que sucedió hoy, dijo Pruitt. Estamos impactados y consternados porque el Ejército israelí atacara y destruyera el edificio que alojaba la oficina de AP y otras organizaciones de noticias en Gaza.

___

El periodista de Associated Press Isaac Scharf en Jerusalén contribuyó a este despacho.