Caen a mínimo las solicitudes de ayuda por desempleo en EEUU

ha bajado considerablemente frente al punto máximo de 900.000 registrado en enero. En lugar de recortar empleos, muchos empleadores están batallando ahora para atraer a solicitantes suficientes para...

ha bajado considerablemente frente al punto máximo de 900.000 registrado en enero. En lugar de recortar empleos, muchos empleadores están batallando ahora para atraer a solicitantes suficientes para los puestos vacantes.

Con la contratación al alza, el incremento de la vacunación y la aceleración económica, los consumidores confían más y, en promedio, cuentan con bastante dinero después de haber limitado sus gastos durante la pandemia. Los cheques de ayuda también han aliviado muchas cuentas bancarias de la gente.

Ahora, son más los estadounidenses que se arriesgan a comprar, viajar, salir a cenar y reunirse en lugares de entretenimiento. La reapertura ha sido tan rápida que muchos negocios no han podido contratar aún al personal necesario tan pronto como habrían deseado.

Los economistas monitorean las solicitudes semanales de ayuda por desempleo en busca de indicios de la dirección que podría tomar el mercado laboral. Sin embargo, desde la pandemia, tales cifras se han tornado un barómetro menos confiable que en otras ocasiones. Los estados han batallado para ponerse al corriente en procesar las solicitudes de desempleo. Y los casos sospechosos de fraude han enturbiado las cifras de los recortes laborales.

En abril, los empleadores agregaron alrededor de 266.000 puestos, mucho menor de lo esperado pero una señal de que algunos negocios batallaron para encontrar trabajadores suficientes.