EEUU: Asesores avalan vacuna COVID de Pfizer en niños de 12

Asesores de los reguladores de salud de Estados Unidos apoyaron el miércoles el uso de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en niños de 12 años y mayores.

Asesores de los reguladores de salud de Estados Unidos apoyaron el miércoles el uso de la vacuna de Pfizer contra el COVID-19 en niños de 12 años y mayores.

El acelerón para vacunar a millones de estudiantes de secundaria ya había comenzado en algunas partes del país, con una larga fila de niños subiéndose las mangas en los suburbios de Atlanta el miércoles para su primera dosis.

Pero gran parte de la nación esperaba las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para el uso de la vacuna de Pfizer en niños de entre 12 y 15 años. Se esperaba que los CDC aceptasen la recomendación de sus asesores.

Se sintió igual que la vacuna de la influenza, a decir verdad, dijo Meredith Rogers, una estudiante de 14 años en Decatur, Georgia, tras recibir su dosis.

Su madre, Michelle Rogers, dijo que ella esperaba que las vacunaciones a los niños ayudasen a regresar algo de normalidad.

Un poco aprehensiva, pero ¿sabes qué? Es un paso hacia devolver la vida a lo normal, así que todos participamos, dijo la señora Rogers con un gesto de triunfo con el puño.

Esta semana, la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizó el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer y BioNTech. Un estudio de más de 2.000 niños de entre 12 y 15 años concluyó que la misma dosis usada en adultos es inocua y ofrece fuerte protección a los niños.

Una pregunta pendiente es si está bien vacunarse contra el COVID-19 en la misma visita al médico en que se reciben otras vacunas. Eso es especialmente urgente para los niños de entre 12 y 15 años que se perdieron sus inoculaciones regulares debido a la pandemia, pero también es importante para los adultos.

Los CDC hasta ahora han recomendado no recibir otras vacunas en las dos semanas posteriores a recibir una dosis de la vacuna contra el COVID-19, mayormente como precaución para que los monitores puedan detectar efectos secundarios inesperados. Pero el miércoles, los CDC dijeron que van a cambiar la recomendación porque las vacunas para el COVID-19 han demostrado inocuidad, y que los trabajadores de salud pueden decidir si proveen otra vacuna necesaria al mismo tiempo.