El desempleo baja una décima en marzo y se sitúa en el 7.6%

  • Se crearon 88,000 puestos de trabajo.
  • Los expertos esperaban una bajada mucho mayor.
  • Aún así el crecimiento de empleo fue el menor en diez meses.
  • Esta es la cifra más baja desde diciembre de 2007.

El índice de desempleo de Estados Unidos volvió a bajar el pasado mes de marzo. Esta vez, el descenso es una décima, sitúando la tasa al 7.6%.

Esta es la cifra más baja desde diciembre de 2007, pero el crecimiento del empleo fue el menor en diez meses y la mayor parte de la disminución refleja en realidad el contingente de personas que han abandonado la búsqueda de trabajo remunerado.

La subida se ha notado especialmente en los servicios profesionales y de negocios, así como en la sanidad, pero ha descendido en el comercio minorista

El dato se coloca por debajo de la media mensual de los últimos doce meses (169.000 puestos de trabajo), según ha informado el Departamento de Trabajo en un comunicado.

En concreto, el Gobierno estadounidense señala que el empleo se ha incrementado en el tercer mes del año especialmente en los servicios profesionales y de negocios, así como en la sanidad, pero ha descendido en el comercio minorista.

El Departamento de Trabajo destaca que el número de desempleados descendió en comparación con febrero en 290.000 personas, al caer desde los 12,03 millones a los 11,74 millones.

En esta línea, el Gobierno estadounidense también informa de que el número de estadounidenses con un empleo bajó en 206.000 personas, desde 143,49 millones a 143,28 millones.

Por otro lado, explica que ha revisado al alza el número de empleos creados tanto en el mes de enero, desde 119.000 a 148.000 puestos de trabajo, como en febrero, desde 236.000 a 268.000 empleos.

Baja el déficit comercial

Así mismo, el déficit en el comercio exterior de bienes y servicios de Estados Unidos disminuyó un 3.4 % y se situó en 43.000 millones de dólares en febrero pasado, informó hoy el Departamento de Comercio.

Ese mes las exportaciones subieron y las importaciones se mantuvieron prácticamente sin cambios. En febrero Estados Unidos importó el menor volumen de petróleo crudo desde marzo de 1996.