Cuenas falsas difunden propaganda china en redes sociales

fueron retuiteadas 43.000 veces de junio a febrero.

fueron retuiteadas 43.000 veces de junio a febrero.

Pero buena parte de la popularidad que Liu y otros dirigentes chinos parecen tener en Twitter es ficticia.

Una investigación de siete meses de la Associated Press y el Oxford Internet Institute, de la Universidad de Oxford, comprobó que la creciente presencia china en Twitter es posibilitada por una cantidad de cuentas falsas que retuitean los comentarios de diplomáticos y medios de prensa chinos miles de veces, en una campaña propagandística que puede llegar a cientos de millones de personas, a menudo sin revelar que su contenido es auspiciado por el gobierno.

Más de la mitad de los retuits que tuvo Liu entre junio y enero provinieron de cuentas que Twitter suspendió por violar las reglas de la plataforma, que prohíbe la manipulación. En general, más de uno de cada diez retuits que registraron 189 diplomáticos chinos en ese período provinieron de cuentas que Twitter suspendió para el 1ro de marzo.

Las suspensiones de las cuentas, no obstante, no paralizaron la maquinaria amplificadora prochina. Una cantidad de cuentas falsas adicionales, muchas de ellas de supuestos ciudadanos británicos, siguieron reproduciendo el contenido del gobierno chino, sumando otros 16.000 retuits y repuestas antes de que Twitter las suspendiese permanentemente a fines de abril y principios de mayo por manipular la plataforma, en respuesta a la investigación de AP y de Oxford.

Esta popularidad ficticia puede mejorar la imagen de los mensajeros chinos, generando la sensación de que tienen amplio apoyo. También puede distorsionar los algoritmos de la plataforma, que impulsan la distribución de los posts más populares, exponiendo potencialmente a más usuarios genuinos a la propaganda china. Si bien las cuentas falsas individuales no tienen un impacto tan grande, en conjunto y con el correr del tiempo pueden alterar el ambiente informativo, ampliando el alcance y la autenticidad de los mensajes chinos.

Se produce un cambio de relato sísmico, lento pero grande, expresó Timothy Graham, disertador de la Universidad de Tecnología de Queensland que estudia las redes sociales. Después de un tiempo, puede tener un impacto enorme.

Twitter y otros han identificado redes prochinas falsas en el pasado. Pero la investigación de la AP y del Oxford Internet Institute revela por primera vez que una campaña oficial para ampliar el mensaje ha impulsado la lectura de cuentas del gobierno y la prensa chinos, aportando nuevas pruebas de que el apetito de Beijing por manipular la opinión pública, en forma encubierta si es necesario, va más allá de sus fronteras y de sus intereses estratégicos básicos, como Taiwán, Hong Kong y Xinjiang.

Las medidas contra las cuentas falsas generalmente llegan después de que han estado activas semanas, si no meses. La AP y el Oxford Internet Institute identificaron 26.879 cuentas que retuitearon posts de diplomáticos o medios de prensa chinos casi 200.000 veces antes de ser suspendidas.

No fue posible determinar si las cuentas estaban auspiciadas por el gobierno chino.

Twitter le dijo a la AP que muchas de las cuentas fueron sancionadas por manipulación, pero no dio detalles acerca de cuáles pueden haber sido otras violaciones a la plataforma que incidieron en los castigos. Twitter dijo que estaba investigando si la actividad estuvo relacionada con una operación informativa estatal.

El ministerio de relaciones exteriores de China dijo que no manipula las redes sociales. No hay propaganda disimulada, ni exportación de un modelo de manejo de la opinión pública en las redes, afirmó el ministerio en un comunicado enviado a la AP. Esperamos que las partes relevantes abandonen su actitud discriminatoria, se saquen sus gafas polarizadas y asuman una actitud pacífica, objetiva y racional en aras de la transparencia y la inclusión.

____

El investigador de la Associated Press Chen Si colaboró desde Shangái.

____

Erika Kinetz está en http://twitter.com/ekinetz