Arrecia la batalla por feminizar palabras en Francia

derrotará tal vez para siempre al francés.

derrotará tal vez para siempre al francés.

Las batallas en torno a un lenguaje más inclusivo se dan también en otras partes de Europa.

En Alemania arrecian las disputas acerca de cómo hacer que las palabras abarquen a ambos géneros. La palabra usada para deportistas, por ejemplo, podría convertirse en Sportler(asterisk)innen en lugar de Sportler, que es masculina. Los detractores de la idea de agregar el femenino innen al final, a veces con asterisco, mayúscula o subrayado, dicen que la propuesta es horrible.

Italia registra debates esporádicos sobre cómo dar un género neutro a los cargos públicos o crear femeninos para palabras tradicionalmente masculinas, como ministra para acompañar a ministro. La alcaldesa de Roma Virginia Raggi prefiere que le digan sindaca en lugar de sindaco.

En España, el partido Vox de extrema derecha se opone al uso de la palabra presidenta a pesar de que ya fue aceptada por la Real Academia Española.

La orden del Ministerio de Educación de Francia que prohíbe la ·e en las escuelas, no obstante, admite otros cambios más inclusivos para incorporar el femenino.

Autoriza el femenino para présidente (en lugar del masculino président) y ambassadrice (como alternativa a ambassadeur). También alienta el uso del masculino y el femenino para dejar en claro que ambos sexos desempeñan los cargos. En otras palabras, que se diga el candidato o la candidata, profesores y profesoras.

Raphael Haddad, autor de una guía sobre lenguaje inclusivo, dijo que esa parte de la circular del ministerio representa un progreso para la causa de la mujer en Francia.

Es un gran paso adelante, disfrazado de prohibición, comentó. Lo que pasa con el lenguaje en Francia es lo mismo que pasó en Estados Unidos, donde chariman (presidente o director, masculino) fue reemplazado por chairperson y fireman (bombero) por firefighter, que es más neutral.

______

Los periodistas de AP Aritz Parra (Madrid), Frank Jordans (Berlín) y Nicole Winfield (Roma) colaboraron en este despacho.