Estallan protestas en Irak por asesinato de activista

Manifestantes iraquíes prendieron fuego el domingo a dos camiones de carga pertenecientes al consulado iraní en Karbala en medio de la indignación generalizada por el asesinato de un importante act...

Manifestantes iraquíes prendieron fuego el domingo a dos camiones de carga pertenecientes al consulado iraní en Karbala en medio de la indignación generalizada por el asesinato de un importante activista en esa ciudad.

Ehab Wazni, quien participó activamente en la organización de las protestas antigubernamentales efectuadas en todo Irak en octubre de 2019, fue baleado durante la noche afuera de su casa por agresores desconocidos.

Su muerte desencadenó protestas durante toda la jornada en Karbala, en las que manifestantes bloquearon caminos y puentes con neumáticos en llamas. La noche del domingo, decenas de inconformes se reunieron ante el consulado de Irán, quemando neumáticos y prendiendo fuego a varios tráilers estacionados en el exterior, de acuerdo con agentes de policía y videos publicados en internet.

Las escenas fueron similares a las que se vieron en noviembre de 2019 durante protestas en Bagdad y en provincias de mayoría chií del sur de Irak, en las que manifestantes escalaron en al menos una ocasión las barreras de concreto que rodean el consulado iraní en Karbala para retirar la bandera de Irán y reemplazarla con la iraquí.

Las manifestaciones de 2019 se prolongaron durante varios meses, y en ellas se condenaba al sistema político de la posguerra y a un grupo de líderes de élite acusados por los iraquíes de saquear las riquezas del país mientras éste se empobrece cada vez más. Pero los manifestantes también expresaron su molestia hacia el vecino Irán y las poderosas milicias chiíes vinculadas con ese país.

Las protestas en Karbala, Bagdad y otras ciudades de todo el sur de Irak se tornaron violentas con frecuencia, y las fuerzas de seguridad les dispararon a manifestantes, que prendieron fuego a edificios del gobierno y a cuarteles de milicias respaldadas por Irán. Cientos de personas murieron, incluyendo varios activistas.

Las protestas habían cesado en su mayoría debido a la pandemia del coronavirus.