Ucrania abre depósito de desechos radioactivos en Chernóbil

El presidente de Ucrania develó el lunes un nuevo depósito de desechos radioactivos en Chernóbil, el sitio donde sucedió el peor desastre nuclear del mundo hace exactamente 35 años.

El presidente de Ucrania develó el lunes un nuevo depósito de desechos radioactivos en Chernóbil, el sitio donde sucedió el peor desastre nuclear del mundo hace exactamente 35 años.

El presidente Volodymyr Zelenskyy visitó Chernóbil junto con Rafael Mariano Grossi, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y juró transformar la zona de exclusión, como se conoce a Chernóbil, en una zona de recuperación.

Ucrania no está sola, tiene un extenso apoyo (de sus) socios, dijo Zelenskyy. Hoy se puso a operar el nuevo depósito y es muy importante que hoy se obtenga una licencia para dar mantenimiento al nuevo depósito.

Las autoridades ucranianas decidieron usar la zona de exclusión desierta alrededor de la planta nucleoeléctrica de Chernóbil para construir un espacio en donde Ucrania pueda almacenar sus desechos radioactivos durante los próximos 100 años. La antigua república soviética actualmente cuenta con cuatro plantas de energía nuclear en operación, y tiene que transportar sus desechos radioactivos a Rusia. El nuevo almacén permitirá que el gobierno ahorre 200 millones de dólares al año.

El lunes, Grossi tuiteó que el OIEA continuará trabajando incansablemente para abordar el desmantelamiento, los desechos radioactivos y la remediación ambiental relacionados con el accidente de Chernóbil.

El reactor No. 4 de la planta de Chernóbil, ubicada a 110 kilómetros (65 millas) al norte de Kiev, la capital de Ucrania, explotó y se incendió la noche del 26 de abril de 1986, arrojando material radioactivo al ambiente.

Las autoridades soviéticas empeoraron la catástrofe al no decirle al público lo que había sucedido: Aunque el cercano pueblo de los trabajadores de la planta, Pripyat, fue desalojado al día siguiente, los 2 millones de residentes de Kiev no fueron informados a pesar del peligro. El mundo se enteró del desastre sólo después de que se detectó radiación intensa en Suecia.

Más de 600.000 personas participaron en el combate a las secuelas del desastre. Treinta empleados de la planta y bomberos murieron en los primeros meses tras el accidente.

Eventualmente, más de 100.000 personas fueron desalojadas de las inmediaciones y se estableció una zona de exclusión de 2.600 kilómetros cuadrados (1.000 millas cuadradas) en donde la única actividad era la de trabajadores deshaciéndose de desechos y ocupándose de un sarcófago construido apresuradamente para cubrir el reactor.

La radiación continúo filtrándose del edificio que albergaba al reactor hasta el 2019, cuando todo el edificio fue cubierto con una enorme protección en forma de arco.

El lunes, en el 35to aniversario del desastre, las autoridades ucranianas desclasificaron documentos que mostraban que hubo varios accidentes serios en la planta nuclear antes del 26 de abril de 1986.

El Servicio de Seguridad de Ucrania reveló que las autoridades soviéticas emitieron un decreto el 8 de julio de 1986 clasificando todos los detalles del desastre de Chernóbil, incluida la cantidad de personas que se enfermaron. Según la agencia, en octubre de 1987 un periodista francés intentó llevar muestras de tierra y agua al extranjero, pero la KGB cambió sus muestras por unas limpias.