Abren albergue en California para recibir niños migrantes

se colocaron libros, animales de peluche y mochilas en los catres, y tiene decoraciones de mariposas en las paredes. Había una zona de recreación con porterías de fútbol, juegos de mesa y pantalla...

se colocaron libros, animales de peluche y mochilas en los catres, y tiene decoraciones de mariposas en las paredes. Había una zona de recreación con porterías de fútbol, juegos de mesa y pantallas grandes para ver películas.

Los niños recibirán tres o cuatro horas diarias de clases y podrán jugar al aire libre. Se espera que puedan ser entregados a sus familiares en un plazo promedio de siete a 10 días, comentó el alcalde Robert Garcia. Añadió que las autoridades federales le comentaron que el lugar podría ser un ejemplo de cómo hacer que los albergues sean lo más acogedores posible.

Se ve como un lugar donde los niños pueden estar, comentó Angelica Salas, directora general de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes, a reporteros luego de la visita.

Actualmente, hay más de 20.000 niños migrantes bajo custodia del gobierno estadounidense, y las autoridades federales han tenido problemas para abrir más instalaciones de ese tipo.

El gobierno no estaba preparado para lidiar con un aumento en la llegada de niños sin compañía de adultos al momento en que el presidente Joe Biden puso fin a algunas de las estrictas políticas de su predecesor. El gobierno de Biden decidió no expulsar de manera expedita a los menores del país, tal como el gobierno del expresidente Donald Trump había hecho durante ocho meses.

En un principio, los niños son llevados a instalaciones fronterizas que no están equipadas para albergarlos por largos periodos. Posteriormente, son trasladados a refugios más grandes mientras los trabajadores sociales evalúan qué familiares son adecuados para acogerlos.

Luego, los menores por un procedimiento judicial de inmigración para revisar si son elegibles para permanecer en Estados Unidos o si deben regresar a sus países de origen.

El sitio en Long Beach es operado por DRC, una compañía de manejo de desastres, y se tiene previsto que albergue principalmente a niñas, dijo Bonnie Preston, directora interina regional del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Señaló que de momento no podía decir cuánto costaría operar el sitio.

Realmente estamos en una situación de emergencia, comentó. Los presupuestos están, ustedes saben, distribuyéndose a medida que vemos cuál es la necesidad, y el presupuesto cubrirá lo necesario para mantener a los niños a salvo.

Lindsay Toczylowski, directora general del Immigrant Defenders Law Center, dijo que estaba contenta de que el albergue ya había sido equipado con un lugar de trabajo para que los abogados pudieran ir y reunirse con los niños para explicarles cómo funciona el sistema de inmigración de Estados Unidos y discutir sus casos jurídicos. Dijo que era claro que se había llevado a cabo un esfuerzo para que el lugar fuera cómodo para los niños, pero que esperaba que sólo estuvieran allí por un breve periodo.

Este será un lugar seguro para los niños, pero debe ser temporal, señaló.