Rusia realiza maniobras en Crimea ante tensión con Ucrania

El ejército ruso realizó el jueves maniobras militares masivas en Crimea con docenas de barcos de la Armada, cientos de aviones de guerra y miles de soldados en una demostración de fuerza ante las ...

El ejército ruso realizó el jueves maniobras militares masivas en Crimea con docenas de barcos de la Armada, cientos de aviones de guerra y miles de soldados en una demostración de fuerza ante las tensiones con Ucrania.

Los ejercicios fueron descritos como los mayores desde que Rusia se anexionó la península ucraniana en el Mar Negro en 2014 y respaldó a los insurgentes separatistas del este de Ucrania.

El simulacro coincide con crecientes violaciones del alto el fuego en esa región ucraniana y con una concentración masiva de soldados rusos en la frontera que preocupa a Occidente.

Según el Ministerio de Defensa ruso, en las maniobras en Crimea participan más de 60 buques, más de 10.000 soldados, alrededor de 200 aviones y unos 1.200 vehículos militares.

El ejercicio incluyó el aterrizaje de más de 2.000 paracaidistas y 60 vehículos militares el jueves. Aviones de combate cubrieron toda la operación aérea.

El ministro de Denfesa, Sergei Shoigu, sobrevoló el campo de tiro de Opuk, en Crimea, en helicóptero para supervisar el simulacro.

La semana pasada, Rusia anunció que cerraría amplias zonas del Mar Negro cerca de Crimea a buques de armadas extranjeras y barcos estatales hasta noviembre, una medida que provocó las protestas de Kiev y elevó la preocupación de Occidente. Moscú anunció también restricciones aéreas cerca de Crimea esta semana, alegando que se ajustan a la ley internacional.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, advirtió el martes que el aumento de las tropas rusas junto a la frontera sigue subiendo y que se espera que llegue a una fuerza combinada de más de 120.000 soldados" en aproximadamente una semana, al tiempo que pidió a Occidente que endurezca las sanciones contra el Kremlin.

Moscú ha rechazado las preocupaciones de Ucrania y Occidente sobre la acumulación de tropas alegando que es libre de desplegar sus fuerzas en cualquier parte de su territorio ruso y señaló que no suponen una amenaza para nadie. Pero al mismo tiempo, el Kremlin advirtió seriamente a Kiev en contra de intentar usar la fuerza para retomar el control de la zona rebelde, donde 14.000 personas han perdido la vida en siete años de guerra, señalando que podría verse obligado a intervenir para proteger a los civiles de la región.

En medio de las tensiones, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, firmó el miércoles una ley que permite convocar a reservistas al servicio militar sin anunciar una movilización. La norma permitiría equipar rápidamente al ejército con reservistas, aumentando significativamente su efectividad en el combate durante una agresión militar, afirmó la oficina del mandatario en un comunicado.