Rusia insiste en limitar Armadas extranjeras frente a Crimea

Rusia insistió el martes en que tiene el derecho de limitar la navegación de buques de Armadas extranjeras frente a Crimea, a pesar de las denuncias de Ucrania y las críticas occidentales.

Rusia insistió el martes en que tiene el derecho de limitar la navegación de buques de Armadas extranjeras frente a Crimea, a pesar de las denuncias de Ucrania y las críticas occidentales.

La semana pasada, Ucrania protestó ante la decisión rusa de cerrar amplias zonas del Mar Negro cerca de Crimea a buques de Armadas extranjeras y naves estatales hasta noviembre. Estados Unidos expresó su preocupación el lunes, cuando el vocero del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que la acción de Rusia representa una nueva escalada sin provocación de la campaña de Moscú para socavar y desestabilizar Ucrania.

Price dijo que la medida es preocupante sobre todo ante los informes fidedignos de una acumulación de tropas rusas en la Crimea ocupada y en torno a las fronteras de Ucrania.

La Unión Europea también expresó su preocupación por la acumulación de tropas y las restricciones a la navegación.

El vicecanciller ruso Serguei Ryabkov dijo que las restricciones a las Armadas extranjeras se correspondían con los acuerdos internacionales y que es de práctica común limitar las zonas donde se realizan ejercicios militares. En declaraciones reproducidas por las agencias noticiosas rusas, destacó que las restricciones no interfieren con el comercio marítimo.

Por otra parte, Rusia anunció el martes que aplicará restricciones a los vuelos cerca de Crimea durante cinco días a partir del martes.

Las fuerzas armadas rusas realizarán grandes maniobras en el Mar Negro esta semana.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, sostuvo que los cierres de espacios aéreos son una práctica internacional común.

Rusia se anexó la península ucraniana de Crimea en marzo de 2014 después de que una serie de protestas derrocaron al entonces presidente aliado del Kremlin. Moscú dio su respaldo a los separatistas en el este de Ucrania, en un conflicto que ha dejado más de 14.000 muertos en siete años.

Aunque rige un cese del fuego en la región, las tensiones han aumentado últimamente al registrarse violaciones crecientes de la tregua y con una enorme acumulación de efectivos rusos a lo largo de la frontera con Ucrania. En respuesta a las preocupaciones expresadas por Ucrania y los países occidentales, Moscú ha dicho que tiene derecho a apostar sus fuerzas y asegura que no amenazan a nadie.