Entierran al príncipe Felipe; la reina se sienta a solas

caminaron detrás del coche fúnebre mientras la monarca de 94 años fue a la capilla en un automóvil Bentley.

caminaron detrás del coche fúnebre mientras la monarca de 94 años fue a la capilla en un automóvil Bentley.

Los nietos Guillermo y Enrique también caminaron detrás del féretro, aunque no juntos. Los hermanos, cuya relación es tensa desde que Enrique decidió abandonar sus deberes reales y mudarse a California, flanquearon a su primo Peter Phillips, hijo de Ana.

La escena despertó en mucha gente los recuerdos de Guillermo y Enrique a sus 15 y 12 años caminando detrás del féretro de su madre, la princesa Diana, en 1997, acompañados por su abuelo Felipe, en una ceremonia en Londres transmitida a todo el mundo.

Horas después se vio a los dos hermanos caminando juntos y conversando al salir los asistentes al funeral de la capilla.

El funeral reflejó los vínculos militares de Felipe, como comandante ceremonial de muchas unidades y veterano de la Segunda Guerra Mundial. Participaron más de 700 efectivos, entre bandas, cornetas y una guardia de honor de todas las fuerzas.

En la capilla gótica, en la que desde hace siglos se realizan bodas y funerales reales, el oficio fue sencillo y sombrío.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, ingresó a la capilla delante del féretro, seguido por los hijos y tres de los ocho nietos de Felipe, mientras un coro de cuatro cantaba Yo soy la resurrección y la vida.

A petición del duque no hubo sermón, y por protocolo real no hubo elegías ni lecturas familiares. El deán de Windsor, David Conner, dijo que el país se ha enriquecido con su inquebrantable lealtad a nuestra reina, con su servicio a la nación y a la Commonwealth, con su valor, su fuerza y su fe.