Chicago: Video muestra a joven sin arma cuando fue baleado

difundiera las imágenes en su sitio web, la alcaldesa Lori Lightfoot hizo un llamado a la ciudadanía a mantener la paz, mientras que algunos negocios del centro de la ciudad tapiaron sus ventanas po...

difundiera las imágenes en su sitio web, la alcaldesa Lori Lightfoot hizo un llamado a la ciudadanía a mantener la paz, mientras que algunos negocios del centro de la ciudad tapiaron sus ventanas por temor a posibles disturbios.

Vivimos en una ciudad que está traumatizada por un largo historial de violencia y comportamiento indebido de la policía, dijo Lightfoot. Y aunque no tenemos la información suficiente para ser juez y jurado en esta situación en particular, ciertamente es comprensible por qué tantos de nuestros residentes tienen esa conocida sensación de indignación y dolor. Es incluso más evidente que la confianza entre nuestra comunidad y los cuerpos del orden está lejos de sanar y sigue sumamente dañada.

En total, pasaron 19 segundos desde que Stillman sale de su patrulla hasta el momento en que le dispara a Toledo. Las imágenes de su cámara muestran al agente persiguiendo a Toledo a pie por un callejón durante varios segundos mientras le grita. ¡Policía! ¡Deténgase! ¡Deténgase en este momento!, usando palabras altisonantes.

Una vez que el adolescente reduce la velocidad, Stillman le grita: ¡Manos! ¡Manos! ¡Muéstrame las manos!.

Toledo se vuelve entonces hacia la cámara y Stillman grita ¡Suéltala!. Luego Stillman abre fuego y Toledo cae. Mientras se acerca al adolescente herido, Stillman pide por radio una ambulancia. Se le oye implorar al chico que se mantenga despierto, y mientras llegan otros agentes, uno de ellos dice que no siente los latidos del corazón y comienza a administrarle la reanimación cardiopulmonar.

Adeena Weiss-Ortiz, abogada de la familia de Toledo, dijo a los periodistas, después de que se publicaran las imágenes y otros vídeos, que éstos hablan por sí mismos.

Adam, durante el último segundo de su vida, no tenía un arma en la mano. El agente le gritó: ˜Muéstrame las manos™. Adam obedeció, dijo.