Activista española acusa a Marruecos y España de censura

Una renombrada defensora española de derechos de los migrantes acusó el lunes a las autoridades de Marruecos y España de tratar de silenciarla luego de que le prohibieron regresar al país del nort...

Una renombrada defensora española de derechos de los migrantes acusó el lunes a las autoridades de Marruecos y España de tratar de silenciarla luego de que le prohibieron regresar al país del norte de ífrica donde ha trabajado durante dos décadas.

Helena Maleno, fundadora del Colectivo Caminando Fronteras, que alerta a los rescatistas cuando barcos con migrantes africanos a bordo naufragan o se averían en el mar Mediterráneo, dijo que le negaron la entrada a Marruecos el 23 de enero sin darle alguna explicación.

También dijo que su hija de 14 años se quedó en Tánger, la ciudad norteña de Marruecos donde la activista se mudó a principios de la década del 2000, y que les tomó más de un mes reunirse en España.

La activista dijo que esperó hasta ahora para revelar lo sucedido en enero para proteger a su familia y dar tiempo a las autoridades para encontrar una solución. Maleno acusó al gobierno marroquí de haber emprendido una ofensiva administrativa en su contra luego del fracaso de una pesquisa judicial sobre una supuesta participación en el tráfico de humanos hace dos años.

También comentó que miembros de la policía española que presentaron cargos en su contra hace casi una década seguían tratando de acabar con su activismo a través del Ministerio del Interior.

Nos quieren calladas. No quieren que expliquemos esos negocios sucios, turbios, que están pasando ahora mismo en la frontera y que dejan morir a personas, comentó Maleno a The Associated Press en Madrid.

En una breve respuesta por escrito, el Ministerio del Interior de España rechazó estar involucrado en el retorno de Maleno a la nación europea.

Boubker Sabik, portavoz de la dirección de la policía, dijo que el Ministerio de Justicia y la policía de Tánger reunirán más información sobre el caso de la activista antes de divulgar cualquier detalle a los medios.

Mustapha Ramid, el ministro marroquí a cargo de los derechos humanos, dijo que no tenía conocimiento de la situación de Maleno.

La activista dijo que el acoso no la detuvo después de que un tribunal de Tánger desestimó su caso en 2019, luego de una pesquisa judicial de dos años basada en reportes de la Policía Nacional de España que acusaban a Maleno de tener vínculos con organizaciones de tráfico de humanos.

___

Tarik El Barakah informó en Rabat, Marruecos.