Republicanos se oponen a plan de infraestructura de Biden

dañará la capacidad del país de competir en la economía global.

dañará la capacidad del país de competir en la economía global.

Tenemos algunas diferencias filosóficas grandes, y eso dificultará más que consigamos acuerdos bipartidistas, declaró el líder republicano.

Desde la Casa Blanca el viernes, Biden apuntó que los republicanos han estado hablando durante años de la necesidad de reconstruir la infraestructura de la nación, y pronosticó que los legisladores del partido enfrentarán presiones de sus votantes si no actúan.

Pienso que los votantes republicanos van a tener mucho que decir sobre si podemos hacer buena parte de esto, dijo.

El jefe de despacho de la Casa Blanca, Ron Klain, dijo que la clave para cualquier acercamiento es que las ideas en el plan son ya populares. Los estadounidenses quieren caminos buenos, puentes seguros, transporte público confiable, vehículos eléctricos, agua potable, nuevas escuelas e inversiones en manufactura, entre los muchos componentes del plan, dijo.

Pensamos que es simplemente apropiado, dijo Klain en una entrevista televisiva con el medio noticioso Politico. Pero estamos dispuestos a una conversación, menos sobre el precio y más sobre cuáles son los elementos que deberían estar en el plan que la gente piensa están ausentes.

Pero, tras escuchar a McConnell, esas conversaciones pudieran verse limitadas a los demócratas.

Biden le dijo esta semana a su gabinete en su primera reunión que va a asignar a varios de ellos para ayudar a impulsar el plan: el secretario de Transporte Pete Buttigieg, la secretaria de Energía Jennifer Granholm, la secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano Marcia Fudge, el secretario de Trabajo Marty Walsh y la secretaria de Comercio Gina Raimondo.