Grecia condena a española por fiesta durante confinamiento

Una estudiante española de intercambio que estaba en Grecia fue sentenciada a libertad condicional y multada por violar las medidas de confinamiento debido al coronavirus y realizar una fiesta con de...

Una estudiante española de intercambio que estaba en Grecia fue sentenciada a libertad condicional y multada por violar las medidas de confinamiento debido al coronavirus y realizar una fiesta con decenas de invitados en la ciudad de Salónica, en el norte del país.

La mujer de 21 años fue arrestada el miércoles en la madrugada luego de que los vecinos alertaron a las autoridades. Los 52 invitados a la fiesta recibieron una multa por 300 euros (350 dólares) cada uno por quebrantar las restricciones implementadas debido a la pandemia, mientras que la anfitriona fue multada con 3.000 euros (3.500 dólares).

Un tribunal la declaró culpable de violar las restricciones para la prevención de la transmisión de la enfermedad y por alterar la paz. Fue sentenciada a seis meses y 10 días en prisión, con tres años de libertad condicional.

La mujer, que dijo que había estado en Grecia por apenas un mes y no se había dado cuenta que había medidas de confinamiento en vigor, fue puesta en libertad tras el juicio.

Grecia está bajo restricciones de confinamiento desde principios de noviembre mientras las autoridades tratan de poner bajo control un nuevo repunte de casos y muertes por coronavirus. Las restricciones han suspendido las actividades del sector minorista, prohibido las reuniones y permitido que la gente salga de sus viviendas sólo por cuestiones específicas y sólo si envían un mensaje de texto a las autoridades o llevan un formulario de declaración. Portar una mascarilla es obligatorio en todas las áreas públicas bajo techo y en exteriores.

Pese a las medidas, Grecia registró un nuevo máximo de casos nuevos el martes, con 4.340 infecciones y 72 decesos. El sistema de atención médica está bajo mucha presión, debido a que muchas unidades de cuidados intensivos están operando más allá de su capacidad.

Desde el inicio de la pandemia, el país de unos 11 millones de habitantes ha registrado 260.000 infecciones y poco más de 8.000 muertes.