Guatemala: Policías detenidos aconsejaban cómo matar víctima

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) logró el martes la detención de cuatro agentes policiales que mediante mensajes de texto se coludieron con un hombre donde le aconsejaban cómo debí...

La Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) logró el martes la detención de cuatro agentes policiales que mediante mensajes de texto se coludieron con un hombre donde le aconsejaban cómo debía deshacerse de una persona, luego de que en en un primer intento fallara al querer asesinarlo.

Los detenidos son Cinthia Fabiola Menéndez Ardon, Urlin Eliú Cruz Valenzuela, Jorge Armando Morales Carrera y José Samuel Chavez Suar, agentes policiales acusados de denegación de justicia, cohecho pasivo y encubrimiento propio que se habrían coludido con Miguel Enrique Ramírez Dávila.

También se detuvo a Aura Marina Méndez Chávez, esposa de Ramírez Dávila por obstaculización de la acción penal. Ramírez Dávila, aún no ha sido detenido.

Ramírez Dávila tiene medidas sustitutivas de prisión por haber intentado matar a Arnoldo Peralta Iboy, al dispararle en el cuello el 4 septiembre de 2020 en el municipio de Amatitlán en Guatemala. Tras dispararle, lo subió a un vehículo y lo abandonó en un lote baldío, pero la víctima sobrevivió, pidió ayuda y fue llevado a un hospital para recuperarse.

Tras iniciar la investigación del atentado a Peralta Iboy, se hicieron allanamientos en los que se incautó un teléfono móvil a Ramírez Dávila en el que tenía registradas comunicaciones con cuatro agentes policiales de la comisaría de Amatitlán, tres hombres y una mujer asignados a la unidad de personal, unidad motorizada y unidad de investigadores de delitos contra la vida.

Entre las comunicaciones encontradas los policías reportaban al agresor la evolución en el hospital de la víctima y que éste aún estaba con vida.

Los policías también le avisaron a Ramírez Dávila cuando la víctima abandonó el hospital, pero además éste les requirió cambiar el parte policial que se entrega al Ministerio Público y que se usa en la investigación para desviar la atención hacia el agresor.

Allí veremos cómo, cualquier cosa, ya sabe, fue la respuesta de los policías.

La agente policial Cinthia Fabiola Menéndez Ardón, de investigaciones de delitos contra la vida, fue la encargada de pedir sobornos al victimario para mantenerlo informado y alejado de la investigación, enviando incluso los datos de sus cuentas bancarias para depositar los sobornos.

En uno de los mensajes de texto el agente policial motorizado Jorge Armando Morales Carrera le dice a Ramírez Dávila que hubiera sido mejor haber matado a la víctima.

En octubre del mismo año y en la misma localidad, fue encontrado el cadáver de Peralta Iboy, la víctima fue asesinada por varios impactos de bala hechos con escopeta por desconocidos. Su cuerpo quedó en la vía pública.

Según la FECI, al iniciar la investigación los agentes investigadores recibieron amenazas, persecución e intimidación por parte de sus colegas de la comisaria de Amatitlán y de familiares del agresor. Esta fiscalía, que tiene a su cargo los casos más graves de corrupción en el país centroamericano, también investiga casos donde operan estructuras criminales.