China reduce drásticamente los escaños electos en Hong Kong

China redujo drásticamente el número de escaños elegidos de forma directa en la legislatura de Hong Kong en un nuevo revés para el ya golpeado movimiento prodemocracia del territorio semiautónomo...

China redujo drásticamente el número de escaños elegidos de forma directa en la legislatura de Hong Kong en un nuevo revés para el ya golpeado movimiento prodemocracia del territorio semiautónomo.

Los cambios se anunciaron el martes tras una reunión de dos días del principal órgano legislativo chino.

Según los cambios, la cámara se ampliará a 90 representantes de los cuales solo 20 serán elegidos por la población. En la actualidad, la mitad de los 70 escaños se eligen de forma directa.

La medida forma parte de un esfuerzo de dos fases para frenar las protestas políticas y la oposición en Hong Kong, que forma parte de China pero tiene un sistema político más liberal por su condición de excolonia británica. Beijing impuso una ley de seguridad nacional en la ciudad el año pasado y este está renovando su proceso electoral.

Las restricciones siguen a meses de protestas prodemocracia en 2019, que sacaron a cientos de miles de personas a la calle y se tornaron violentas ante la negativa del gobierno de ceder a las demandas de los manifestantes.

La legislatura china, el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, enmendó la constitución de Hong Kong para allanar el camino a los cambios. El siguiente paso es que el gobierno del territorio revise sus leyes electorales y celebre comicios en base a ellas.

En el parlamento actual, los votantes eligen a 35 de sus 70 miembros, y la otra mitad son nombrados por los distritos electorales, que representan a profesiones y grupos de interés. Muchos son proBeijing, lo que le garantiza la mayoría en la cámara.

El nuevo organismo tendrá 20 miembros electos, 30 elegidos por las circunscripciones y otros 40 por un Comité Electoral, que seguirá asumiendo la tarea de nombrar al líder ejecutivo de la ciudad.

Este comité, que se ampliará de 1.200 a 1.500 miembros, está controlado por partidarios del gobierno central.

Además, se establecerá otro organismo para revisar las calificaciones de los candidatos a cargos públicos en Hong Kong y asegurar que la ciudad está gobernada por patriotas, según el lenguaje del gobierno central.

La oposición en el territorio semiautónomo, que aboga por una mayor democracia, considera los cambios como parte de un esfuerzo más amplio para mantenerla fuera de las instituciones.