Comienza la investigación sobre el bloqueo del Canal de Suez

Un equipo de expertos embarcó el martes en un enorme buque carguero que estuvo casi una semana atravesado en el Canal de Suez, mientras crecían las preguntas sobre un siniestro que remeció la indus...

Un equipo de expertos embarcó el martes en un enorme buque carguero que estuvo casi una semana atravesado en el Canal de Suez, mientras crecían las preguntas sobre un siniestro que remeció la industria global de transportes y bloqueó uno de los pasos marítimos más importantes del mundo.

El Ever Given estaba anclado de forma segura en el Gran Lago Amargo, un tramo amplio de agua entre el lado norte y el sur del canal, después de que equipos de rescate marítimo lograran liberarlo el lunes por la tarde. El incidente del buque había paralizado cada día el comercio marítimo con un coste de miles de millones de dólares.

Los expertos buscaban indicios de daños y trataban de determinar la causa del incidente, indicó a The Associated Press un destacado piloto del canal, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa.

Los ingenieros también revisaban los motores del barco para tratar de determinar cuándo podría continuar su viaje hacia Holanda, añadió el piloto sin entrar en detalles. El carguero, de propiedad japonesa y bandera panameña, transporta mercancías entre Asia y Europa.

Desde la ciudad en Suez se veían el lunes barcos cargados de contenedores que navegaban hacia el norte. El proveedor de servicios del canal Leth Agencies indicó que unas tres docenas de buques que estaban esperando ya habían salido al Mar Rojo desde la reapertura del canal a las 18:00 del lunes.

Para el martes por la mañana había más de 300 embarcaciones a ambos lados del Canal de Suez y en el Gran Lago Amargo que esperaban a recibir luz verde para navegar hacia sus destinos, indicó Leth Agencies.

El teniente general Osama Rabei, responsable de la Autoridad del Canal de Suez, dijo el lunes a la prensa que el tráfico marítimo podría volver a su ritmo habitual en cuatro días.

La firma propietaria del buque, Shoei Kisen, dijo el martes que participaría en la investigación junto con otras partes, aunque no las identificó. También rechazó hablar sobre las posibles causas del accidente, como un supuesto exceso de velocidad y otros errores, afirmando que no podía comentar una investigación en curso.

La compañía añadió que se creía que cualquier daño en el barco estaría por debajo. En un primer momento no estaba claro si el Ever Given sería reparado en el lugar el Egipto o si se dirigiría a su destino inicial, Rotterdam. Esa decisión la tomaría la empresa que opera el barco y no el propietario, añadió la compañía.

Una flotilla de remolcadoras aprovechó las mareas el lunes para sacar el bulbo de proa del Ever Given de la orilla arenosa del canal, donde llevaba incrustado desde el 23 de marzo. Las remolcadoras hicieron sonar sus sirenas en celebración mientras guiaban al Ever Given por el canal tras días de un bloqueo que había cautivado al mundo, y provocado escrutinio y mofas en medios sociales.

Los analistas esperaban que despejar el tráfico acumulado a ambos lados del canal tomara al menos otros 10 días.

___

La periodista de Associated Press Mari Yamaguchi, en Tokio, contribuyó a este despacho.