Corea del Norte  ha trasladado recientemente un misil de alcance medio a su costa oriental, según han informado este jueves a la agencia de noticias Yonhap varias fuentes surcoreanas, que apuntan que podría ser un movimiento preparatorio para un despegue inminente.

Pyongyang podría lanzar sus misiles el próximo 15 de abril, según analistas

"Agentes de Inteligencia surcoreanos y estadounidenses han observado que Corea del Norte ha movido un objeto que parece ser un misil de alcance medio a su costa oriental", ha dicho una fuente militar, citando información clasificada.

Además, ha detallado que, "conforme a los análisis de Inteligencia, podría ser un misil 'Musudan'", que posee un alcance de entre 3.000 y 4.000 kilómetros, por lo que podría llegar a la base militar de Estados Unidos en la isla de Guam, y que el régimen comunista todavía no ha probado.

 Interrogado por Yonhap, ha indicado que se desconoce si el misil lleva una ojiva nuclear. "De momento, estamos observando atentamente las intenciones de Corea del Norte para determinar si pretende hacer una demostración de fuerza o amenazar a Estados Unidos", ha apuntado.

Los analistas políticos creen que, de confirmarse toda esta información, Pyongyang podría lanzar sus misiles el próximo 15 de abril, cuando se conmemora el nacimiento del padre de la patria norcoreana, Kim Il Sung.

Obras en su reactor

Por otro lado, el país parece haber comenzado a realizar obras en su reactor nuclear de Yongbyon, tras anunciar esta semana que iba a reiniciar su actividad, de acuerdo a unas imágenes por satélite difundidas este jueves por el Instituto Estados Unidos-Corea en su página web 38north.

El "think tank", vinculado a la Universidad Johns Hopkins de Washington, dice en su portal que estas obras de restauración "pueden estar destinadas a reiniciar la instalación, que fue detenida en 2007 mediante un acuerdo" firmado en el marco de las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización de Pyongyang.

Además, señala que las obras comenzaron entre mediados de febrero y finales de marzo de 2013 y que el complejo de Yongbyon podría estar en funcionamiento "en unas semanas, más que en unos meses" como se pensó inicialmente.

Dentro de la cadena de amenazas vertida insistentemente por el régimen de Pyongyang en el último mes, el país comunista anunció el martes que reactivará todas sus instalaciones nucleares, incluido el reactor atómico de 5 megavatios en Yongbyon (noroeste del país).

Las imágenes por satélite, tomadas por la empresa DigitalGlobe el pasado 27 de marzo, muestran, según la fundación, "excavaciones" que pueden estar vinculadas a la sustitución de componentes del "circuito de refrigeración secundario", que fue inhabilitado de conformidad con el acuerdo de 2007.

El paso al norte, cerrado por segundo día consecutivo

Por otro lado, Pyongyang prohibió este jueves, por segundo día consecutivo, la entrada de trabajadores surcoreanos al complejo industrial de Kaesong, único proyecto intercoreano de cooperación, en un ambiente marcado por la tensión.

La Oficina de Aduanas, Inmigración y Cuarentena de Corea del Sur en Paju, unos 50 kilómetros al noroeste de Seúl, aseguró que la entrada a este complejo en territorio norcoreano ha sido nuevamente bloqueada, aunque Pyongyang mantiene el permiso de regreso de los surcoreanos que actualmente se encuentran allí.

Con esto, la restricción de entrar dura dos días, algo que nunca había ocurrido antes, pese a los llamamientos del Gobierno de Corea del Sur al régimen de Kim Jong-un, al que ha instado a permitir el paso de sus ciudadanos para que Kaesong pueda operar con normalidad.

De los 828 surcoreanos que permanecieron esta noche en el complejo, se espera que 222, además de 137 vehículos, crucen de vuelta la zona desmilitarizada (DMZ) que separa a las dos Coreas a lo largo del día, según datos de Seúl.

Amenaza con cerrar el complejo

Además, Corea del Norte ha amenazado este jueves con cerrar definitivamente el complejo industrial de Kaesong si Corea del Sur sigue amenazando con una acción militar.

"La marioneta (Corea del Sur) y sus medios de comunicación no han querido abandonar sus formas de confrontación y han seguido diciendo que no nos atreveremos a hacer nada en Kaesong porque es una fuente de dinero", ha dicho el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea.

El sur aprovecha la mano de obra barata; el norte, la entrada de divisas

"Si la marioneta y sus medios de comunicación siguen hablando mal, tomaremos la dura medida de expulsar a todos los trabajadores del complejo industrial", ha advertido, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias KCNA.

Además, ha explicado que la razón por la que todavía no ha cerrado Kaesong, incluso con las actuales "condiciones bélicas", "es que la vida de las pequeñas y medianas empresas surcoreanas depende de ello y (por tanto) provocaría un paro masivo en los surcoreanos".

Kaesong operó con normalidad este miércoles, cuando Pyongyang anunció por primera vez desde 2009 el bloqueo diario del acceso de personas y vehículos, aunque se cree que la producción de las empresas allí instaladas podría verse afectada si comienza a escasear en los próximos días el suministro de materiales y piezas.

Localizado al sureste de Corea del Norte a escasos kilómetros de la DMZ, el complejo industrial de Kaesong emplea a unos 54.000 obreros norcoreanos que fabrican diversos productos para 123 empresas de Corea del Sur, y cada día acceden allí varios centenares de empleados y directivos surcoreanos.

Las empresas de Corea del Sur obtienen beneficios de la barata mano de obra norcoreana, mientras para Pyongyang el complejo supone una importante fuente de divisas.