Biden invita a Rusia y China a cumbre climática

para ver si los gobernantes estadounidenses, y Biden en particular, pueden aún impulsar decisiones globales después de que el presidente Donald Trump se replegara a nivel global y sacudiera viejas a...

para ver si los gobernantes estadounidenses, y Biden en particular, pueden aún impulsar decisiones globales después de que el presidente Donald Trump se replegara a nivel global y sacudiera viejas alianzas.

Trump se mofó de las advertencias sobre el calentamiento global y el consiguiente agravamiento de las sequías, inundaciones, huracanes y otros desastres naturales. En 2015, Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo climático de París. Esto convierte la cumbre del mes entrante en la primera discusión internacional de importancia sobre el clima que encabeza un presidente de Estados Unidos en más de cuatro años, aunque los gobernantes en Europa y otras partes han continuado las conversaciones.

Al igual que los foros climáticos organizados por Bush y Obama, Biden incluyó en su lista de invitados a gobernantes de las mayores economías del mundo y los bloques europeos. Esto incluye Rusia y China, países con los que Biden y sus diplomáticos tienen roces por asuntos como intromisión electoral, ataques cibernéticos y derechos humanos. Se desconoce cómo responderán esos dos países a las invitaciones de Estados Unidos, o si están dispuestos a cooperar con Washington en reducir las emisiones mientras continúan enfrentados en otros temas. China es el principal emisor de contaminación dañina para el clima, seguido de Estados Unidos. Rusia es el cuarto.

Brasil figura en la lista de las grandes economías, pero se rezagó considerablemente durante el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, que canceló las acciones de preservación de la Amazonía y se alineó con Trump para desconocer compromisos climáticos internacionales.