Pese a rebrote, Macron no lamenta negarse a confinamiento

El presidente de Francia dijo no arrepentirse de haberse rehusado a imponer un tercer confinamiento por la pandemia del coronavirus a inicios de este año, pese a que su país actualmente enfrenta un ...

El presidente de Francia dijo no arrepentirse de haberse rehusado a imponer un tercer confinamiento por la pandemia del coronavirus a inicios de este año, pese a que su país actualmente enfrenta un aumento de contagios que está saturando hospitales y genera más de 1.000 muertes por COVID-19 cada semana.

El gobierno de Emmanuel Macron ha señalado la importancia de mantener a los niños en las escuelas y los negocios a flote al tiempo que la pandemia se extiende hacia un segundo año.

Estuvimos en lo correcto al no implementar un cierre en Francia a finales de enero porque no teníamos la explosión de casos que todos los modelos predijeron, sostuvo Macron el jueves por la noche al final de una cumbre de la Unión Europea. No habrá en mea culpa de mi parte. No tengo remordimiento y no reconoceré un fracaso.

Durante meses, Francia ha abogado por una tercera manera entre el confinamiento y la libertad, incluyendo un toque de queda a nivel nacional y el cierre de restaurantes, museos, salas de cine, gimnasios, muchos centros comerciales y otros negocios.

Una gran cantidad de personal médico ha exhortado al gobierno francés durante semanas a imponer restricciones más severas, más que nada ante la variante más contagiosa y peligrosa del virus detectada primero en Gran Bretaña y ahora dominante en Francia.

Una situación sin virus no existe y eso es cierto para todos los países de Europa. No somos una isla, e incluso las islas que se protegieron en ocasiones vieron al virus regresar, destacó Macron. Pero consideramos que con el toque de queda y las medidas que tuvimos, podríamos sobrellevarlo.

Francia ha registrado la cuarta mayor cantidad de contagios de COVID-19 de todo el mundo, y una de las cifras más altas de decesos, con 93.378 vidas perdidas. Las unidades de cuidados intensivos de nuevo se encuentran en su máxima capacidad o han sido rebasadas en París y otras regiones debido a un nuevo aumento de pacientes con coronavirus en estado crítico.