Biden defiende su política fronteriza

como resultado de su decisión de suspender la construcción de partes del muro fronterizo emprendida durante el gobierno de Trump ni de su apoyo a una reforma de inmigración.

como resultado de su decisión de suspender la construcción de partes del muro fronterizo emprendida durante el gobierno de Trump ni de su apoyo a una reforma de inmigración.

Ocurre todos los años, afirmó. ¿Hay quien diga que el aumento de 31% durante el gobierno de Trump fue porque él era una persona agradable y estaba haciendo cosas buenas en la frontera? No es la razón por la que están llegando.

Biden dijo que los migrantes salen rumbo a Estados Unidos debido a los problemas en sus países.

Es por terremotos, inundaciones. La falta de alimentos. La violencia de pandillas, apuntó. Debido a una amplia gama de situaciones, las mismas por las que cuando fui vicepresidente tuve la obligación de ocuparme de los menores no acompañados.

Biden dijo que su gobierno trabaja para ayudar a los países de origen de los migrantes para brindarles soluciones de largo plazo a sus problemas, y señaló un paquete de asistencia por 700 millones de dólares para América Central.

El número de migrantes que las autoridades han encontrado en la frontera sur ha ido en aumento desde abril, poco después de que el gobierno de Trump impusiera una orden de salud pública que autoriza a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) a expulsar rápidamente a la mayoría de ellos. Muchas de esas personas intentaron cruzar de nuevo después de haber sido devueltas.

Pero en las últimas semanas, el número de menores que cruzan sin compañía de un adulto aumentó de forma considerable, rebasando la capacidad de la CBP para alojarlos hasta que puedan ser entregados a custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés). El HHS los alberga hasta que puedan ser entregados a familiares o patrocinadores, y en lo que el gobierno decide si tienen fundamentos para quedarse en el país bajo la figura de asilo o por otros motivos.

El gobierno señaló que hasta el martes había casi 5.000 niños bajo custodia de la Patrulla Fronteriza y 11.551 más en albergues del HHS.

Biden dijo que su gobierno decidió aumentar el número de camas en Fort Bliss, Texas, y que adoptaba medidas para determinar con mayor velocidad la identidad de los familiares en Estados Unidos para que los menores puedan dejar la custodia del gobierno.

Más de 100.000 migrantes fueron detenidos en febrero después de cruzar la frontera, según las estadísticas más recientes. La mayoría de ellos eran adultos solos que fueron devueltos rápidamente. También se rechaza a la mayoría de las familias, aunque México se ha rehusado a aceptar a algunas en albergues durante la pandemia. Biden señaló que trabaja con el gobierno mexicano para recibir a más de ellas.