Cóndor de California podría volver al noroeste de EEUU

El cóndor de California en peligro de extinción podría volver al noroeste de Estados Unidos por primera vez en 100 años.

El cóndor de California en peligro de extinción podría volver al noroeste de Estados Unidos por primera vez en 100 años.

El Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre planea permitir la liberación de estos buitres gigantes criados en cautiverio en el Parque Nacional Redwood incluso este otoño para crear una población experimental no esencial" en el extremo norte de California, Oregon y el noroeste de Nevada, reportó el miércoles el periódico San Francisco Chronicle.

El proyecto será encabezado por la tribu Yurok, que tradicionalmente ha considerado al cóndor de California como un animal sagrado y lleva años trabajando para que la especie regrese al territorio ancestral de la tribu.

Ciertamente en un año esperamos tener aves en el cielo", le dijo Tiana Williams-Claussen, directora del departamento de vida silvestre de la tribu Yurok, al Chronicle.

El no tenerlo aquí ya por 100 años, nos hiere a nosotros como pueblo el no tener ese espíritu volando en nuestros cielos", señaló.

El cóndor de California es el ave nativa más grande de Norteamérica, con una envergadura de casi 3 metros (10 pies). Solía tener una presencia generalizada, pero prácticamente había desaparecido para la década de 1970 debido a la caza furtiva, el envenenamiento con plomo por comer animales muertos por cazadores y la destrucción de su hábitat.

En los primeros años de la década de 1980, los 22 cóndores silvestres que aún vivían fueron capturados y colocados en un programa de crianza en cautiverio que comenzó a liberarlos en el Bosque Nacional Los Padres del sur de California en 1992. Esa bandada ha estado ampliando su alcance, y otros cóndores ahora viven en partes de la costa central de California, Arizona, Utah y Baja California, México. La población silvestre total suma más de 300 aves.

Una docena de adultos y dos polluelos murieron en el verano boreal pasado cuando un incendio devastó su territorio en Big Sur, a lo largo de la costa central de California.

Los cóndores pueden vivir 60 años y desplazarse distancias enormes, por lo cual podrían extender su presencia a varios estados.