Inundaciones sin precedentes en Australia dejan dos muertos

Dos hombres atrapados en vehículos a cientos de kilómetros de distancia entre sí se convirtieron en las primeras víctimas mortales de unas inundaciones sin precedentes en la costa este de Australi...

Dos hombres atrapados en vehículos a cientos de kilómetros de distancia entre sí se convirtieron en las primeras víctimas mortales de unas inundaciones sin precedentes en la costa este de Australia.

Un automóvil quedó atrapado en el agua al noroeste de Sydney el miércoles al amanecer, y los servicios de emergencias lo recuperaron más tarde con un cadáver en el interior, informaron las autoridades. Aún falta identificar formalmente el cuerpo, que se cree es de un paquistaní de 25 años.

Posteriormente, un equipo de emergencia recuperó el cuerpo de David Hornman de una camioneta volcada en un arroyo inundado 680 kilómetros (420 millas) al norte, cerca de la ciudad de Gold Coast, en el estado de Queensland, dijo la policía. El hombre de 38 años fue visto por última vez el lunes.

Si bien las lluvias han disminuido en Nueva Gales del Sur y el sur de Queensland, las inundaciones han persistido. La mayoría de los ríos habían alcanzado su nivel máximo el jueves, pero unas 20.000 personas seguían fuera de sus viviendas, dijo Gladys Berejiklian, primera ministra de Nueva Gales del Sur.

Los socorristas han hecho cientos de rescates desde que empezaron las inundaciones la semana pasada. Algunas partes de Nueva Gales del Sur, el estado más poblado de Australia, han registrado niveles de precipitaciones que se ven una vez cada 50 y 100 años.

Las compañías de seguros prevén que los daños en Nueva Gales del Sur superen los 1.000 millones de dólares australianos (760 millones de dólares).

Antes de que se diera a conocer el deceso ocurrido en Queensland, el primer ministro Scott Morrison expresó las condolencias del Parlamento a la familia del hombre que falleció en el suburbio rural de Sydney.

Morrison reflexionó sobre los recientes problemas que ha enfrentado el estado, como los años de sequía en gran parte de la entidad que terminaron en unos catastróficos incendios forestales el verano austral pasado. A los incendios les siguió la pandemia de coronavirus y ahora estas inundaciones sin precedentes.

Hemos visto tanto a lo largo del año pasado y más al enfrentar este país tantas cosas: inundaciones, incendios, virus, sequía y ahora estas inundaciones otra vez", declaró Morrison ante el Parlamento.