Gran Bretaña prepara polémica reforma del proceso de asilo

El gobierno británico anunció el miércoles que endurecerá las leyes migratorias para complicar que las personas que entran en el país sin autorización, por ejemplo en botes o como polizones en c...

El gobierno británico anunció el miércoles que endurecerá las leyes migratorias para complicar que las personas que entran en el país sin autorización, por ejemplo en botes o como polizones en camiones, puedan conseguir asilo.

Las autoridades tramitarán rápido las solicitudes de asilo de personas que lleguen a Gran Bretaña a través de rutas organizadas y oficiales, indicó la secretaria británica de Interior, Priti Patel. Los que entren en el país de forma irregular sólo obtendrán autorización temporal para quedarse, verán limitadas las ayudas que pueden recibir y se revisará de forma periódica si pueden ser expulsados de Gran Bretaña, añadió.

Patel dijo que el sistema será justo pero firme.

Hay gente que muere en el mar, en camiones y en contenedores marítimos, dijo. Para detener estas muertes debemos detener el comercio de gente que las provoca.

Grupos de refugiados y abogados de inmigración dijeron que el plan introduce una discriminación injusta en función de cómo llegaron los refugiados a Gran Bretaña.

En la práctica, las propuestas crean un sistema injusto de dos velocidades, en el que el caso de una persona y la ayuda que recibe se determinan en función de cómo entró en el país y no de su necesidad de protección, dijo Mike Adamson, director general de la Cruz Roja Británica. Esto es inhumano.

Pero Patel dijo que los cambios eran necesarios para acabar con las redes de tráfico de personas y afirmó que harían el sistema más justo porque no darán ventaja a los que pudieran pagar el viaje.

Lo que es inhumano es permitir que se lleve gente de contrabando a través de la inmigración ilegal, y eso es lo que queremos detener, dijo a la BBC. Crearemos rutas seguras y legales para permitir que la gente llegue a Gran Bretaña de forma segura para que también puedan ser reubicados en Gran Bretaña, y ese es un cambio fundamental que queremos traer.

Sucesivos gobiernos británicos han tratado de resolver la cuestión de los migrantes que tratan de llegar al país desde el norte de Francia, ya sea como polizones en camiones o transbordadores o en pequeños botes organizados por contrabandistas.

Unas 8.500 personas llegaron a Gran Bretaña en 2020 tras cruzar el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones. Varias murieron en la travesía.

Otros han muerto en camiones, entre ellos 39 migrantes vietnamitas hallados muertos en un contenedor refrigerado en Grays, al este de Londres, en 2019.

Los gobiernos francés y británico tratan de detener los trayectos desde hace años, sin mucho éxito.

Las nuevas medidas británicas, que aún no han sido redactadas en un proyecto de ley ni aprobadas por el Parlamento, también incluyen condenas más largas para traficantes de personas y endurecer los controles para identificar a adultos que se hacen pasar por menores. El gobierno también prometió acelerar los trámites de asilo y expulsar con rapidez a los que no obtengan protección, dos propósitos que varios gobiernos británicos han marcado e incumplido desde hace años.

Los críticos del gobierno dicen que debido a las trabas burocráticas, muchos solicitantes de asilo deben esperar años a que se resuelva su estatus. La pandemia de coronavirus ha provocado demoras aún mayores.

En el año hasta marzo de 2020, 35.099 personas solicitaron asilo en Gran Bretaña, según el gobierno. Es en torno a un tercio de los solicitantes en Alemania y menos de la mitad del total para España y Francia.