Grupo Karim™s descarta ingreso ilegal de vacunas a Honduras

La empresa hondureña Grupo Karim™s negó el martes que buscara introducir a Honduras vacunas contra el coronavirus de manera ilegal, luego de darse a conocer que la compañía rentó una aeronave q...

La empresa hondureña Grupo Karim™s negó el martes que buscara introducir a Honduras vacunas contra el coronavirus de manera ilegal, luego de darse a conocer que la compañía rentó una aeronave que transportaba 5.775 dosis falsas de la vacuna rusa Sputnik V que fueron decomisadas la semana pasada en el sur de México.

Al defender la importación, Grupo Karim™s expresó en un comunicado que estaban consciente que el ingreso de las dosis debe darse en total cumplimiento de los procedimientos administrativos, aduanales y sanitarios correspondientes.

Asimismo, Grupo Karim™s, dedicado a la fabricación de ropa, negó que las dosis estuvieran destinadas para la venta en la nación centroamericana, tal como señalaron algunas versiones de prensa, e indicó que las vacunas serían aplicadas de manera gratuita a sus colaboradores y familiares.

La organización no ofreció detalles sobre la cantidad de vacunas que compró, cómo las adquirió, ni su autenticidad.

La declaración del grupo empresarial hondureño, que genera cerca de 20.000 empleos directos, se da días después de que surgieron versiones de prensa en las que se aseguraba que el corporativo rentó la aeronave en la que se transportaban las vacunas Sputnik V que se incautaron la semana pasada en el aeropuerto de Campeche, en el sur de México.

El corporativo rentó la aeronave implicada en la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, dijo a The Associated Press una fuente de la industria aeronáutica hondureña, que solicitó el anonimato porque no estaba autorizada para hablar sobre el caso.

La Fiscalía General de México aún investiga el decomiso de las supuestas vacunas en el estado de Campeche. Un funcionario federal, no autorizado a ser identificado por tratarse de una indagatoria en curso, dijo el martes a la AP que las autoridades continúan con el peritaje sobre el contenido de los frascos y añadió que hasta el momento no hay personas detenidas.

El pasado 17 de marzo, la Administración General de Aduanas y el Ejército mexicano detectaron 1.155 frascos equivalentes a 5.775 dosis, de la supuesta vacuna rusa escondidos entre refrescos y golosinas dentro de una hielera ubicada en el avión privado, cuyo destino final era San Pedro Sula, anunció la dependencia de aduanas en un comunicado.

Las autoridades mexicana consideraron las vacunas como reales, las resguardaron, e iniciaron una investigación sobre el decomiso. Sin embargo, el Fondo Ruso de Inversión Directa, que es la instancia pública que se encarga del manejo de la Sputnik V en el extranjero, informó poco después que se trata de un lote de falsas vacunas.

El análisis de las fotografías del lote incautado, incluido el diseño de los contenedores y sus etiquetas, sugiere que se trata de una sustancia falsa que nada tiene que ver con la vacuna original, señalaron las autoridades rusas. El proceso de envío también fue una violación de los protocolos de embalaje y transporte de la vacuna oficial Sputnik V.

Rusia recordó que su fármaco sólo se distribuye a través de los canales oficiales y se administra únicamente a través de los programas oficiales de vacunación. Además, explicó que cada lote tiene un código QR que permite su rastreo.

A juicio de las autoridades rusas, este caso es un ejemplo de los ataques en su contra. El gobierno de México detuvo y evitó esta provocación posiblemente dirigida a desacreditar la vacuna Sputnik , agregó la nota en la que Rusia felicitó a los funcionarios mexicanos por su actuación y se comprometió a colaborar en la investigación.

La tripulación y los pasajeros de la aeronave fueron puestos a disposición de la fiscalía federal mexicana.

Agencias de noticias estatales rusas citaron recientemente a un alto funcionario del Kremlin diciendo que Estados Unidos y sus aliados organizan una campaña de desinformación a gran escala destinada a desacreditar los productos científicos rusos contra el COVID-19.

El objetivo, según la fuente, sería presentar la vacuna Sputnik V como un fármaco peligroso y como causa de muertes masivas.

México empezó a administrar la Sputnik V en febrero. Ya recibió 400.000 dosis y espera la llegada de 500.000 más en los próximos días.

Honduras aprobó el uso de emergencia de la Sputnik V en febrero y este mes anunció la compra de más de 4 millones de dosis pero ninguna ha llegado todavía al país centroamericano.