Gran Bretaña reflexiona sobre el "año de dolor y pérdida"

El Reino Unido tiene muchos motivos para reflexionar.

El Reino Unido tiene muchos motivos para reflexionar.

Al cumplirse exactamente un año desde que el primer ministro Boris Johnson decretó la cuarentena para frenar la rápida transmisión del coronavirus, la organización de beneficencia Marie Curie ha organizado una jornada para recordar a la gente que murió de COVID-19.

Gran Bretaña ha registrado más de 126.000 muertes relacionadas con el virus, la cifra más alta de Europa y una de las más altas del mundo en proporción al número de habitantes.

Hoy, al anticipar un futuro más claro, hacemos una pausa para reflexionar sobre el dolor y la pérdida que siguen experimentando tanta gente y familias, y rendir homenaje al servicio inconmensurable de los que nos han apoyado a lo largo del año pasado, dijo la reina Isabel II en una nota al enviar un ramo de flores al Hospital St. Bartholomew de Londres, donde su esposo, el príncipe Felipe, recibió tratamiento por un trastorno cardíaco reciente.

El país observó un minuto de silencio al mediodía para recordar a los que han muerto del virus. Se pidió a la gente que salga a sus puertas a las 8 de la noche con teléfonos, velas o linternas para mostrar un faro de recordación.

Monumentos conocidos de Londres como el Ojo, la plaza Trafalgar y el estadio de Wembley teñirán el cielo de amarillo. En otras ciudades se iluminará el castillo de Cardiff y el ayuntamiento de Belfast. Iglesias y catedrales planean hacer sonar sus campanas, encender miles de velas y ofrecer oraciones.

Hoy, el aniversario de la primera cuarentena, es una oportunidad para reflexionar sobre el año transcurrido, uno de los más terribles de la historia de nuestro país, dijo Johnson. También debemos recordar el gran valor demostrado por nuestra nación a lo largo del año.

Pocos previeron la magnitud de la mortandad y el dolor cuando Johnson, en un discurso por televisión el 23 de marzo de 2020, emitió una instrucción muy sencilla para que la gente permaneciera en sus casas.